El Grupo Prisa va camino de encadenar una década llena de trifulcas internas y externas con un protagonista indiscutible: una crisis económica que hizo encadenar al grupo que dirige Cebrián siete años en pérdidas hasta que en 2015 se arrojaron unos beneficios netos superiores a cinco millones de euros.

Juan Luis Cebrián dice que estará al frente del multimedia “lo menos posible”, pero tiene garantizada su continuidad al menos hasta 2020. Aun así es consciente que su presencia pone en la diana a Prisa, cuyas informaciones son leídas por cierto sector de la prensa con una mirada despectiva. Hace unos días el presidente de la SER, Augusto Delkader, era elegido consejero ejecutivo de Sacyr. Esta información, en apariencia inofensiva para el holding, eran convertida por medios cercanos a Podemos como en pruebas de la sumisión de El País hacia el poder.

La sección deportiva de El País era hasta ahora la nunca que no había sido señalada por intereses económicos

Es cierto que los lectores de la mítica cabecera, que acaba de cumplir cuarenta años de vida, han advertido durante este tiempo que pese a la indudable calidad de El País varias de sus secciones había que leerlas con el “prospecto” en la mano: las páginas de internacional podían estar condicionadas por los multimillonarios negocios de Polanco al otro lado del charco. Las de política por las relaciones entre la cúpula del medio con el PSOE. Las de economía por la presencia de bancos en su accionariado. Las de la cultura por los diversos negocios literarios, cinematográficos y musicales de la multinacional. Y las mediáticas por la constante presencia de Prisa en diversas guerras por derechos deportivos o por motivos políticos.

Tan solo sus páginas de deporte parecía que no eran objeto de debate. Pero la sección de deportes vio con sorpresa como Diego Torres, enemigo declarado de Mourinho en su etapa merengue y objeto de mofa por parte de Florentino Pérez en algunas declaraciones, era relevado como redactor que cubría la información sobre el Real Madrid en el periódico generalista líder. Desde entonces Torres ha quedado “relegado” a redactar informaciones sobre el Atlético de Madrid, el Valencia o la Premier League.

El País relevó a Diego Torres a la hora de cubrir la información sobre el Real Madrid

También en AS las críticas por parte de Alfredo Relaño sobre la presidencia de Florentino han menguado en los últimos tiempos. Quizás el director del diario deportivo de Prisa se ha visto obligado tras ser condenado por publicar una entrevista al economista Gay de Liébana en el que éste relacionaba millonarios fichajes merengues con operaciones comerciales de ACS. Hace unos días Cebrián presentaba junto a Florentino y Bartomeu la campaña de la SER “Sin respeto no hay juego” y algunos advertían las buenas relaciones de Prisa con los grandes del fútbol español pese a que Prisa ya no dispone de sus derechos audiovisuales.

Por lo cual, parece que la única guerra deportiva de Prisa se circunscribe al odio visceral del grupo a Jaume Roures y la obsesión de la SER por retener su liderazgo en los deportes. ¿Y quién está relacionado en la actualidad con Mediapro y con la competencia de El Larguero? Jorge Valdano, niño bonito de Prisa en los noventa como colaborador estrella de la Cadena SER y Canal Plus y actual comentarista de BeIN Sports y Onda Cero. Pese a su pasado en Prisa el argentino recibió un doloroso dardo por parte de El País, que hasta el momento siempre le había puesto de ejemplo.

Prisa cargó hace unos días a través de El País contra Jorge Valdano, ex niño bonito del grupo

El “brazo ejecutor” fue el redactor cultural Borja Hermoso: “Valdano, no. Durante la mayor parte del tiempo, sus elegantes trajes, su discurso aterciopelado, su condición de tipo alto y guapo, su galanura y su supuesta cultura general, además de la indudable mezcla de sabiduría y experiencia futbolísticas fruto de muchos años como jugador y entrenador que se le presupone se llevaron al huerto a la mayor parte de la gente. Pero ya (…) Los ex jugadores no deberían comentar partidos de sus ex clubes, salvo que demuestren a las claras que son capaces de frialdad, dato y ecuanimidad. No es el caso de Valdano. Canta demasiado. No basta con parecer un gentleman, lo ideal es serlo y si no, estarse callado”.

Jorge no ha contestado, pero su jefe en Onda Cero, José Ramón de la Morena, no se calló la semana pasada: “Me revuelve las tripas que cuando Valdano estaba trabajando para Prisa, todo le parecía bien, y ahora que trabaja en este grupo le dedica un artículo en El País diciéndole que no tiene que comentar los partidos del Real Madrid en BeIN Sports porque es muy madridista supongo que será igual que cuando los comentaba en la SER pero el Hermoso este ha visto su ocasión de pelotear a sus jefes y que por vez primera le lea alguien. Era su minuto de gloria y lo ha hecho vomitando sobre sus antiguos compañeros. Es un pelota oportunista”.

Comentarios de Facebook