El Presidente de los Estados Unidos tiene demasiadas cosas de las que preocuparse, empezando por la pérdida por parte del partido republicano de la Cámara de los Representantes, lo que obliga al mandatario a ser más dialogante para lograr sus objetivos políticos.

Tras su segundo discurso en el Congreso, con retraso debido al cierre de la Administración durante 35 días. Hizo mención a los logros alcanzados durante su mandato, 6 millones de empleos nuevos, 600.000 nuevos puestos industriales, incrementos salariales y la reducción de regulaciones que afectan a las empresas, para incentivar el desarrollo económico.

Pero ahí está Nancy Pelosi, la nueva Presidenta de la Cámara (Dem) para recordar a Trump que todas estas medidas están cogidas con pinzas y que si no se logra un crecimiento sostenido, llegarán peores tiempos que los vividos.

Curiosamente Trump, alardeó de que Estados Unidos es el productor número uno de petróleo y gas natural del mundo y que, por primera vez en 65 años es exportador neto de energía. Y entre otros alardes, recordó al Congreso que “hará que se construya” el muro con México. Además anunció que incrementará la presencia militar en la frontera con 300.000 efectivos más. Esto no hará más que incrementar las tensiones ya existentes y la visibilidad en el entorno internacional.

La ponencia de Trump le ha permitido reforzar su posición en el Congreso, y aunque dejó de lado comentar algunos aspectos que no está cumpliendo de su programa político, véase la creación de infraestructuras, la verdad es que el proteccionismo que ha llevado a cabo ha reforzado el posicionamiento del país, en detrimento de la mejora de las relaciones internacionales.

Darío García, analista de XTB