Han cambiado muchas cosas desde que Internet llegó a nuestras vidas y desde que nos inundaran las pantallas. Las nuevas tecnologías y los avances que nos proporcionan han cambiado y condicionado nuestro comportamiento. Hace 20 años las familias se reunían en torno a la televisión para compartir un rato en familia. Ahora la comunicación se ve supeditada por todos los terminales de comunicación que nos acompañan a diario.

Ver la televisión cada vez está menos de moda. En la actualidad, resulta más fácil acceder a los contenidos que nos interesan a través de las plataformas digitales. Así ahorramos tiempo y evitamos los siete minutos de anuncios que siempre rompen el hilo conductor de las películas o de las series. El espectador se ha vuelto sibarita, ya no soporta la espera y lo quiere todo de manera inmediata. ¿Y por qué no? Al fin y al cabo, todo está a un golpe de clic.

La televisión comienza a vivir sus primeras horas bajas

Televisión basuraBarlovento Comunicación realiza cada mes un estudio con base en datos de Kantar para analizar el comportamiento de la audiencia. Los resultados del mes de abril han aportado datos que demuestran que el futuro de la televisión puede ser muy diferente del actual. En total, 1.224.000 de españoles no se han sentado frente a la TV ni un minuto durante el cuarto mes del año.

Los jóvenes han relegado la pantalla más antigua de sus casas a un cuarto o quinto lugar. Los smartphones, tabletas, portátiles y demás terminales reinan en la vida de las nuevas generaciones. El número de televidentes sigue siendo muy superior al total de espectadores que se niegan a pasar parte de su tiempo delante de la televisión. Sin embargo, las cifras en contra de la pantalla más casera, siguen in crescendo y pueden dar sorpresas.