“Chapuza” así califica Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) el proceso de desescalada marcado por el Gobierno. En una entrevista con MERCA2 señala que, además de hacerse “mal”, ha generado mucha incertidumbre en todos los sectores económicos.

“Solo hay que ver lo que ha ocurrido con las rebajas, la construcción, la reforma del hogar, la apertura de locales de 400 metros, el turismo…” En su opinión, esta crisis ha venido sin un manual de instrucciones y se ha hecho bien en plantear un escudo social “aunque ha sido insuficiente porque tenía que haber llegado a más gente”. También valora la puesta en marcha de los avales ICO que, aunque ha llegado a pocos autónomos “ha sido un salvavidas”.

Pero reclama que en general se ha abusado del Real Decreto y ha faltado diálogo, por eso se han cometido tantos errores. “Cada vez que sale un BOE rectifica un Real Decreto y esto ha generado mucha inseguridad jurídica, solo hay que preguntar a economistas o abogados. Incluso a las mutuas, que no saben cómo interpretar el tema de la prestación por cese”.

EL IMPACTO DE LA CRISIS

Un estudio elaborado por ATA sobre el impacto de la crisis en el colectivo pone de manifiesto que del 14 de marzo al 30 de abril hubo 130.000 bajas de autónomos. En términos netos (la diferencia entre altas bajas) 55.000. Durante el periodo de confinamiento, el 78% dejó de trabajar, es decir solo han mantenido su actividad un 22%.

Según estos datos, 300.000 autónomos prevén cerrar su negocio este año. Un 45% dice que va a continuar con su negocio sin dificultad y un 40% considera que va a seguir, aunque su situación es muy compleja y no descarta tener que cerrar.

Esto es lo que han contestado los autónomos, pero su previsión está en torno a 500.000 pérdidas este año. Detrás de estas cifras está la prestación por cese de actividad que ha dejado fuera a todos los autónomos que han facturado un 50% menos, algo que no ha ocurrido con los asalariados porque los ERTE por reducción de jornada si se han pagado.

MEDIDAS INSUFICIENTES

Las medidas para el colectivo “han sido insuficientes” y en algunos casos llegan tarde, como los ICO, que tras 75 días de estado de alarma y después de que más de un millón de autónomos los haya solicitado, solo se lo han concedido a 500.000. “A algunos les llegara cuando no lo necesiten”.

Después está “el sablazo” de la Seguridad Social. Amor insiste en que el Gobierno tendría que haber suspendido las cotizaciones para todos los autónomos desde el principio “lo dije el 31 de marzo y lo reitero ahora” se ha cobrado la cuota de marzo y abril a aquellos que habían pedido la prestación por cese de actividad. Y casi 50 días después se está devolviendo la primera, en junio se hará el reembolso de la cuota de abril.

“Esto corrobora lo que decíamos, no es momento de que los autónomos financien al Estado. Somos conscientes de que muchos han seguido con actividad, pero lo lógico era suspender las cotizaciones y empezar a emitirlas a partir de junio o julio, pero la Administración no ha estado ahí apoyando”. Este 30 de mayo ya no van a pasar la cuota a ese 1.300.000 autónomos que se ha beneficiado del cese de actividad porque ya tienen el registro, antes no.

EL CHOCOLATE DEL LORO

ATA ha pedido desde el inicio de la pandemia al Gobierno que no hicieran más delicada la situación y siguiendo a otros países de Europa, se suspendieran impuestos. Este martes, el Consejo de Ministros habló de aplazamientos tributarios sin intereses, pero el impacto “es insignificante”. Les hubiera gustado (en vez de la moratoria) que les hubieran dado más plazo para presentar sus obligaciones tributarias. “Es el chocolate del loro”, matiza.

A su vez, la Asociación que preside Lorenzo Amor junto a UATAE, ha presentado al Ejecutivo de Pedro Sánchez una propuesta ligada a ampliar el cese de actividad más allá de 30 de junio. La primera fecha sería el 30 de septiembre y luego el 31 de diciembre.

“Hablamos de prorrogar los ERTE al turismo o la hostelería, pero hay otros sectores que se van a ver muy afectados de forma indirecta, como la música, la cultura… ¿qué pasa los DJ, los animadores de hoteles, las guarderías y academias, un fotógrafo de bodas o los feriantes?

También piden que acaben con esta inseguridad jurídica que genera la Ley porque hay aspectos “confusos” y determinadas mutuas han solicitado a los autónomos una serie de requerimientos que no corresponden. Esto ha ocurrido por ejemplo con el sector del taxi, a los que se les ha pedido que justifiquen la caída de actividad durante el confinamiento.

“Es una ayuda trampa por el sistema de modulo en el que tributan. Todo el mundo sabe que del 14 al 31 de marzo los españoles estaban confinados en sus casas y evidentemente el servicio de taxi no ha funcionado y aunque no puedan acreditarlo con libros porque no tienen, no es coherente. Tiene que haber sentido común”.

HAY QUE SALVAR EMPRESAS

Respecto a la reforma laboral y el pacto de PSOE, Podemos y Bildu, Lorenzo Amor, que también es vicepresidente de la CEOE, suscribe lo que ha comunicado estos días la Confederación y lo que dijo la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño “no toca, es absurdo y contraproducente en estos momentos”.

Plantear ahora tanto una subida de impuestos como el movimiento de la reforma laboral “crea incertidumbre y daña al empleo y a las empresas. En lo que hay que trabajar es en salvar empresas, empleo, autónomos y para eso la flexibilidad interna es fundamental”.

En este sentido, Amor aprovechaba para agradecer a las empresas españolas la solidaridad que han mostrado con los autónomos durante estos días. “La primera respuesta que recibimos vino del mundo privado, ha habido más moratorias de hipotecas o alquileres por parte de este sector que con las iniciativas públicas”.

COMPROMISO

Las entidades financieras fueron quienes primero ofrecieron crédito. Lo mismo ha ocurrido con las moratorias de las aseguradoras como Mapfre o Mutua, las suministradoras como Naturgy, Endesa o el Canal de Isabel II o Heineken con la hostelera.

“Se han visto compromisos por parte de las empresas, pero también de ayuntamientos, CCAA, Cabildos… que han intentado ayudar, algunas con más o menos acierto o más o menos impacto”.

De cara a la recuperación, Amor prevé que todo va a depender de cómo actúe el Gobierno, de su capacidad para prolongar los ERTE con un escenario de caída de la actividad del 60% de media y si puede mantener las plantillas que había a 29 de febrero. Aunque con esta caída “va a ser muy difícil”.

También de cómo apoyan a los autónomos, si alargan el cese de actividad “o habrá sangría” y las medidas en el ámbito laboral y fiscal. Pero sobre todo, de la confianza de los ciudadanos y su capacidad de consumo, con lo que pesa la demanda interna en España.

Comentarios de Facebook