El sector de la logística augura una caída del 15% en su negocio este año, como consecuencia del menor consumo y el desplome previsto en el PIB por impacto de la crisis sanitaria y el parón de actividades decretado para combatirla.

Así lo expusieron la presidenta del Centro Español de Logística (CEL), Ana Isabel González, y su director general, José Estrada, en una videoconferencia mantenida con el Rey Felipe VI, en la que subrayaron el papel “clave y estratégico” del sector para la recuperación del país.

Con el fin de paliar el impacto previsto en las cadenas de suministro por la crisis, la institución señaló la necesidad de “reanudar la actividad cuanto antes“, si bien “con una definición clara por parte de la Administración de los procedimientos a seguir”.

El sector también reclama mayor flexibilidad laboral, “ayudas que lleguen a las empresas y autónomos del sector para garantizar su competitividad y eficiencia, y el desarrollo de programas formativos que faciliten la adaptación de los profesionales del ramo a las nuevas tecnologías”.

En este punto, durante la reunión telemática, el CEL expuso los retos que para la logística supone el “cambio en los hábitos de consumo y auge del comercio electrónico”, impulsado aún más por la crisis y el confinamiento.

ALIANZAS PARA EL RETO DEL COMERCIO ‘ONLINE’

Según la organización, ello provocará una transformación en la logística de algunos sectores y potenciará la colaboración entre empresas para compartir recursos como el transporte y almacenamiento, buscar sinergias y ahorros de coste y generar una logística más sostenible desde el punto de vista medioambiental y económico.

Así, las empresas logísticas creen que tanto la crisis como las compras por internet les exigirán realizar un “esfuerzo” para mejorar su competitividad y apostar por las nuevas tecnologías, como son el ‘big data’, la inteligencia artificial o la robotización, y la digitalización.

Durante la reunión también se ha remarcado la “gran responsabilidad” con la que el sector ha garantizado el abastecimiento de bienes esenciales desde que estalló la crisis y se decretó el estado de alarma, “garantizando que las cadenas de suministro esenciales hayan seguido funcionando, transmitiendo seguridad y confianza a la sociedad”.

Comentarios de Facebook