Tienda Lidl vigo bilbao

La compañía alemana Lidl sigue con su ritmo de crecimiento en España con la vista puesta en la tienda 600. El mes de noviembre invirtió 28 millones de euros en la apertura de siete nuevos puntos de venta en Andalucía (El Puerto de Santa María, Málaga y Jaén), Asturias (Gijón), País Vasco (Bilbao), Galicia (Vigo) y Cataluña (Terrassa).

Lidl da así un nuevo paso adelante en su ambicioso plan de expansión nacional, con el que incrementa cada vez más su presencia en el centro de grandes ciudades además de ganar peso en destacados ejes comerciales del país, impulsando también con ello la creación de empleo de calidad.

“Cuando acabe nuestro año fiscal (28 de febrero de 2020) habremos abierto más de 30 tiendas. Y antes de esa fecha, además, inauguraremos nuestra tienda 600 en España”, aseguran fuentes de Lidl a este medio. Y, de momento, la compañía está cerca de cumplir ese objetivo.

En este sentido, la empresa ha logrado generar un total de 73 nuevos puestos de trabajo para una plantilla de 165 personas únicamente con la puesta en marcha de estas siete nuevas tiendas. Estas ofrecen al cliente una amplia variedad de productos frescos (fruta y verdura, carne y pescado, pan y bollería recién horneados…) así como de nevera, secos envasados, cosmética, higiene personal y limpieza, incluyendo también referencias regionales y el exitoso surtido navideño de Lidl.

Todo ello se complementa con las semanas temáticas de alimentación y bazar que la cadena de supermercados celebra de forma periódica, según un comunicado de la compañía alemana.  Las dos últimas aperturas corresponden con las ubicadas en Vigo y Bilbao, que han supuesto una inversión total de 7,6 millones de euros.

APORTACIÓN DE LIDL AL PIB

Con una plantilla de más de 14.000 empleados, tras 25 años de presencia en el mercado español, Lidl se ha convertido en una de las empresas que más contribuyen al desarrollo de la economía nacional, gracias al impacto directo, indirecto e inducido que genera su actividad. Así se desprende del ‘Informe de impacto corporativo 2018 de Lidl en España’, elaborado por la consultora PwC para analizar el impacto económico y social de la cadena en nuestro país.

En 2018 Lidl aportó 5.500 millones de euros al PIB español, un 21% más en solo dos años, gracias a su actividad directa, indirecta e inducida en nuestro país. Una cifra que, en proporción a su cuota de mercado, le sitúa por encima de otros grandes operadores de su sector y que ya supone el 0,5% de todo el PIB español. La actividad de Lidl en España tiene un efecto multiplicador de 16. Por cada 1€ de beneficio que obtiene, genera 16 euros adicionales a las arcas del país.