Lidl

La cadena de supermercados Lidl se ha sumado a sus rivales y ha lanzado una tienda online que, de momento, estará en pruebas en Madrid para más adelante extenderse al resto del territorio español. El ecommerce ofrecerá productos propios de moda, hogar y ocio, pero no incluirá alimentación por su “complejidad logística”.

Para esta prueba piloto, Lidl ha puesto en marcha una nueva web, a través de la cual los usuarios podrán adquirir los productos exclusivos de moda, hogar y ocio que la empresa ya pone a la venta de forma semanal en sus tiendas físicas y que forman parte de su surtido variable, como colecciones de moda ‘Esmara’, ropa de deporte ‘Crivit’, menaje y pequeños electrodomésticos de cocina ‘Silvercrest’, herramientas y accesorios para el bricolaje o la jardinería.

La alemana llevaba tiempo trabajando en este proyecto en España. Sin embargo, la apuesta de Lidl en nuestro país se queda corta en relación a sus competidores, que incluyen la alimentación en la venta online. Carrefour, DIA, Eroski o Mercadona –que lanzó su nuevo canal en mayo– cuentan con un servicio a través de cual venden productos de alimentación y bebidas, entre otros.

eroski

Carrefour y Eroski se cuelan en los festivales de música

Sobrevivir en un macrofestival durante varios días gracias al cargamento de comida y bebida realizado días antes tiene los días contados. Ya no será...

“La complejidad logística que implica gestionar productos de alimentación, en especial frescos, a través de un servicio de venta online, es muy alta. En Lidl nos caracterizamos por ofrecer los productos de mayor calidad al mejor precio, una máxima a la que no queremos renunciar. Por ello hemos decidido iniciar este proyecto con productos más sencillos de gestionar a nivel logístico”, explican desde la cadena alemana a MERCA2.

En España, las empresas de alimentación apenas consiguen un 1% de ingresos en la venta online de sus productos. De hecho, su rentabilidad es muy dudosa y la cadena logística en los productos frescos complica el funcionamiento y encarece los costes de entrega.

Con el lanzamiento de este piloto, España se convierte en el quinto país europeo en el que Lidl lanza un servicio de ecommerce para productos de bazar, tras Alemania, Holanda, Bélgica y República Checa.

COSTE FIJO DE ENVÍO

Según la compañía alemana, los usuarios se beneficiarán de los mismos precios de venta, ofertas y promociones y solo deberá abonar un coste de envío fijo de 3,99 euros, independiente del volumen y el número de artículos del pedido.

Lidl gestionará los pedidos a través de un almacén externo ubicado en Seseña (Toledo), desde el que se coordinará todo el proceso logístico. Por otro lado, Seur será la compañía distribuidora de las compras, cuyo plazo de entrega estándar es de uno a tres días laborales.

No obstante, la compañía alerta en su tienda online de que “el plazo de entrega podrá variar en función de los artículos. Ten en cuenta que en temporadas con alta demanda de pedidos estos tres días pueden verse afectados”.