El director general de Lenovo Iberia, Alberto Ruano, ha anticipado que el mercado de los ordenadores, tanto en el ámbito residencial como el empresarial, crecerá en el año 2020 como consecuencia del nuevo escenario generado por la crisis del coronavirus, que ha provocado un fuerte crecimiento del teletrabajo o la formación ‘online’.

En un encuentro ‘online’ con la prensa, Ruano ha señalado el inicio del brote de Covid-19 en España tuvo un impacto importante en la composición del mercado de ordenadores, ya que a finales de marzo y a lo largo del mes de abril se produjo un fuerte incremento de la demanda de dispositivos móviles como portátiles y tabletas, pero cayó mucho la de ordenadores de sobremesa.

En este sentido, ha señalado que esta decisión se debe a que, cuando una empresa envía a sus empleados a trabajar desde sus casas, se paran los proyectos con ordenadores de sobremesa y la inversión se destina a dispositivos móviles. En este contexto, Ruano apunta que en la región Iberia Lenovo ha llegado a tener cuotas de mercado que rondan el 40% en el canal de distribución.

De cara a los próximos meses, ha señalado que la sociedad va a tener que seguir adaptándose a este cambio hacia un mayor tiempo de trabajo y de formación en el hogar, lo que le hace ser optimista sobre la evolución del mercado de los ordenadores, que se podría ver aún más beneficiado si también se impulsa el teletrabajo dentro de la Administración.

A este respecto, ha añadido que el crecimiento se dará tanto en el mercado empresarial como en el residencial, ya que, en este último, el impulso de la educación ‘online’ en todas las etapas va a llevar a que todo el mundo tenga un ordenador en casa, que además no es necesario que sea un dispositivo de gama media o alta, sino que basta con un equipo que cubra sus necesidades.

Ruano también ha incidido en que no todos los mercados van a comportarse igual en este contexto y ha apuntado que el gran beneficiado ha sido y será el negocio ‘online’, que compensará las caídas que se registren en otros mercados, que tendrán reinventarse para recuperar presencia en el nuevo escenario.

PRECIOS Y OFERTA

Por otro lado, el directivo ha asegurado que la compañía no subirá los precios de sus productos porque ahora exista una mayor demanda con motivo de la crisis del coronavirus y ha mostrado su deseo de que así lo haga también el resto del sector. “Lenovo nunca va a aprovechar la demanda del mercado para subir precios”, ha asegurado.

En este sentido, ha señalado que la evolución de los precios seguirá dependiendo del coste de los componentes como hasta ahora, al mismo tiempo que ha apuntado que, el hecho de todos los países tengan las mismas necesidades al mismo tiempo, llevará a un exceso de demanda que puede generar problemas en el suministro.

Por ello, ha incidido en la necesidad de trabajar cuanto antes en nuevos sistemas de distribución y en que sus clientes no tarden en tomar decisiones para evitar esos problemas de suministro. “Esta demanda va a hacer que el mercado crezca, pero también puede generar un problema de oferta si no se hacen los deberes a tiempo”, ha resaltado.

En este contexto, ha incidido en que la prioridad de la empresa es atender a sus clientes “de la mejor forma posible” y ayudarles a acometer los retos que se les presentan en el corto plazo. Por ello, espera que la mayor demanda no lleva a un subida de precios en el sector y sea “una oportunidad” para llegar a todos los hogares y empresas.

Asimismo, también ha apuntado que las restricciones impuestas a la movilidad internacional y las cancelaciones de vuelos han llevado a un aumento de los costes de transporte, que Lenovo “ha asumido y sigue asumiendo” de forma integra y no ha trasladado al precio final que pagan los clientes.

COMPORTAMIENTO DE MERCADO

Por otro lado, Ruano ha mantenido que el objetivo de Lenovo es liderar el mercado en España y Portugal, pero ha señalado que en el actual contexto las decisiones se deben tomar teniendo en cuenta aspectos tanto económicos como sociales.

Por ello, ha incidido en que para el más importante seguir creciendo en recursos humanos y seguir ayudando a la industria y a todo lo que está alrededor de Lenovo a que sea “un negocio sano”, que “ser número uno de mercado vendiendo barato y cogiendo cuota por volumen”.

“Esta no es mi estrategia ni la estrategia de Lenovo. Nuestra meta sigue siendo ser número uno, pero no a base de comprar o alquilar mercados”, ha remarcado Ruano, quien ha incidido en que en 2020 habrá muchas oportunidades de volumen que harán que las empresas ganen o pierdan mucha cuota en función de quien se haga con ellas. “Queremos seguir siendo número uno, pero quizás no tan rápido”, ha apostillado.

En este contexto, ha señalado que en el primer trimestre de 2020 se ha situado como la segunda compañía del mercado global de ordenadores en España por cuota de mercado, “muy cerca de los primeros”, un escenario muy similar al de la compañía en el conjunto de Europa, donde han sido segundos a dos décimas del primero.

Por otro lado, Ruano también ha destacado el compromiso de la compañía durante la crisis del Covid-19 en España y Portugal, que se ha traducido en iniciativas como la donación de más de 50.000 mascarillas, en donaciones económicas para equipamiento médico como respirados y la donación de más de 1.000 tabletas y portátiles.