Juan Roig

El presidente de Mercadona, Juan Roig (Valencia, 1949), fue un buen estudiante. Primero en una escuela jesuita en la ciudad que le vio nacer; luego, en un colegio franciscano en Onteniente; y, por último, en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Valencia. En este último centro, donde acabó graduándose, tuvo alguna que otra asignatura que le se atragantó.

En macroeconomía suspendía. En microeconomía sacaba buenas notas”, reconoció Juan Roig durante su participación en el XIX Congreso de Directivos CEDE (Confederación Española de Directivos y Ejecutivos). Más allá de sus notas, de lo que no cabe duda es que, viendo la evolución y los resultados de Mercadona, de lo que no cabe duda es que ha sacado provecho a sus estudios.

Una Mercadona que, debido a la pandemia, ha hecho una inversión de 300 millones de euros para proteger a sus empleados y a sus ‘jefes’, como así define a los clientes. Un gasto extra, debido a un factor exógeno como el covid-19, que no frenará la inversión de 1.600 millones de euros prevista para 2020 por la enseña de Juan Roig.

MERCADONA, LA SALUD Y LA ECONOMÍA

Una de las cosas que aprendió Juan Roig de su padre, Francisco, y que tiene grabada en su memoria, es que hay que estar al pie del cañón. Tanto en las duras, como en las maduras. Y lo aplica a rajatabla. “En Mercadona tenemos fortalezas y debilidades. Ahora hay que centrarnos en las fortalezas”, subrayó.

Porque, potenciando las fortalezas, se estará en mejor disposición de afrontar con más garantías la actual situación. “Estamos dentro de un Himalaya, haciendo un túnel del que no se sabe cuál es la profundidad y cuánto va a durar. Tenemos que coger pico y pala. Es lo que hay que hacer hasta encontrar el final”, remarcó Juan Roig.

El presidente de Mercadona reconoció en el Congreso CEDE que no sabe cuánto tiempo habrá que hacer pico y pala. Pero si dejó claro que no hay que hablar tanto de la vacuna contra la covid-19, porque crea expectativas que luego acaban en agua de borrajas. “Hay que seguir picando y no girar la cabeza para mirar atrás”, añadió.

Lidl vehículos eléctricos

Michaela Reischl: “Lidl ensaya con vehículos eléctricos como alternativa”

Una de las apuestas de Lidl en su lucha contra el calentamiento del planeta tiene que ver con el uso de combustibles alternativos para...

Sobre el planteamiento binario sobre salud y economía, Juan Roig puso el ejemplo del respirar y el comer. “Las dos cosas se tienen que hacer. Si respiras mucho, y no comes, dejarás de respirar. Lo mismo sucede con la salud y la economía. Hay que mantener ambas. Primero va la salud, y luego la economía, pero nos hemos desviado mucho hacia la salud”, manifestó. Si no hay economía, ¿quién va a fabricar el papel higiénico? Ahí sacó su lado humorístico (¿o no?) al decir que han enviado a Harvard el caso para tratar de entenderlo.

Lo que Juan Roig tiene muy claro que esta crisis “va a continuar durante 2021 y 2022”. Y que el empresario está para ganar dinero. “Igual que todos los seres humanos tienen que comer para poder vivir, la empresa está no sólo para ganar dinero, sino también para que el trabajador esté contento. Debe darles y exigirles. Ganar dinero es muy sano. Y hay que hacerlo honestamente, tratando bien al cliente y al trabajador”, concluyó el presidente de Mercadona.