La Voz de Galicia.
Santiago Rey, editor de La Voz de Galicia, junto a Abel Caballero. Foto: La Voz.

En 1882 nacía un periódico republicano y progresista, La Voz de Galicia. Mucho ha llovido en el noroeste peninsular desde aquel momento y algo ha cambiado la línea editorial del periódico hegemónico que capitanea el veterano editor Santiago Rey Fernández-Latorre, que hace dieciocho años aparcó sus planes de retirada tras una gresca familiar.

La batalla llegó en plena desinversión del grupo mediático en Madrid, donde no acertaron con el salto estatal de Radio Voz y con la intención de alargar la vida de Diario 16. Ahora el Grupo Voz regresa a Madrid, pero lo hace sin riesgos.

TVE acaba de aprobar un thriller carnavalero, ‘Neboa’. La Corporación pública estatal no tuvo suerte hace dos años con otra serie de la productora, ‘El final del camino’. Voz Audiovisual ve premiados sus éxitos en TVG y ha apostado por centrarse a proveer a otros clientes tras haber cerrado su cadena autonómica V Televisión, que perdió 15 millones de euros durante su periplo.

Entre medias, se posicionó en favor de TVG en la guerra absurda contra ‘Fariña’, de la que la autonómica lanzaba semejante mensaje ultranacionalista: “No dejes de los que fuera te cuenten tu historia”. “Los de fuera” eran productores gallegos, Bambú, que no pueden trabajar en casa y que en su serie sí denunciaban los vínculos del PP con el narcotráfico.

Ahora el Grupo Voz trabaja fuera de casa y se hace ‘los madriles’ al igual que Henneo, que de la mano de la familia De Yarza (Heraldo de Aragón), se ha hecho con medios como La Información o 20 Minutos con César Alierta como embajador de lujo.

LAS GUERRAS DE LA VOZ DE GALICIA

A sus 81 primaveras Santiago Rey está hecho un chaval y mantiene con fuerza el timón de La Voz de Galicia. El editor dejó atrás las guerras con Augusto César Lendoiro, presidente del Deportivo de la Coruña durante 25 años y eterna promesa del PP, partido en el que fue concejal, senador, diputado estatal, diputado provincial, presidente de la Diputación de A Coruña y fallido candidato a la alcaldía de A Coruña.

La Voz de Galicia
La Voz de Galicia ha mantenido una línea editorial amable con Feijóo.

Pero el final de la etapa del mandatario estuvo marcado por las feroces críticas de La Voz, hecho que motivó a que el Deportivo lanzase su propio periódico: DeporSport. En 2010 el todavía presidente deportivista acusaba a La Voz de Galicia de querer “hundir” al club y afirmó que Santiago Rey era “el hombre que más ha perjudicado al Deportivo”.

Sobre Rey decía que “ha intentado que los bancos no nos concedan ningún crédito, ni nos faciliten ninguna línea de descuento mayor, así como que las empresas no ayuden en nada al club”. La Voz de Galicia había publicado unos días antes una encuesta que decía que el “88% de los gallegos rechazan que se rescate con dinero público el agujero económico de los clubes de fútbol”.

Lendoiro explicó que “La Voz de Galicia vive, ha vivido y vivirá de los impuestos revolucionarios. La gente le tiene miedo” y acusó al periódico de “recibir grandes subvenciones públicas y de prohibir que al Deportivo le llegue ninguna”.

El mandatario, que no pudo alcanzar la alcaldía de A Coruña tras sus derrotas con Paco Vázquez, vio con desprecio como Santiago Rey se casaba a sus 74 años en una ceremonia oficiada…. por Paco Vázquez. En 2012 el editor se volvió a casar, esta vez en Miami, con Salomé Fernández-San Julián Martínez, hoy patrona de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre.

Santiago, azote del independentismo catalán, látigo del bipartito que lideró Pérez Touriño entre 2005 y 2009 y disfrutón de un cumpleaños en las rotativas de su periódico inspirado en Amancio Ortega, le ‘regaló’ a Lendoiro un adiós en el que le recordó sus chiringuitos y excesos, y le hurtó los recuerdos y triunfos del ‘SuperDépor’ que conquistó una Liga y llevó el nombre de Galicia por Europa.

DE CUANDO ABEL CABALLERO LLAMABA “FASCISTA” A LA VOZ

En mayo de 2012 La Voz de Galicia señalaba en portada que “el alcalde de Vigo utilizó el coche oficial para ir a gritar contra los recortes el 1 de mayo”. El Gabinete del socialista Abel Caballero contestaba en nota de prensa: “Denunciamos la falsedad, el fascismo y el antiviguismo informativo al que nos tiene acostumbrado este periódico”.

La Voz de Galicia
Abel Caballero durante una reunión de la FEMP.

Hace unos días el mismo Abel Caballero, ahora reforzado por una mayoría absolutísima, premiaba a Santiago Rey por los cincuenta años de la edición viguesa del periódico y afirmaba que “la presencia del editor de La Voz de Galicia es para nosotros un honor. Tengo el honor de recibirte en la alcaldía por tu forma de entender Galicia y de respetar a Vigo”.

El Club Financiero de Vigo fue testigo de su reconciliación para enfado de Alberto Núñez Feijóo, enemigo acérrimo de Caballero, y de Faro de Vigo, medio más afín al ‘caballerismo’. Una encuesta de La Voz de Galicia pronosticaba el mes pasado que Abel Caballero se acercaba al 60% del voto en Vigo. El filósofo Tales de Mileto aseguraba que “lo más sabio es el tiempo, porque lo esclarece todo”. Pues eso…