Mucho se ha hablado esta semana de ‘La Tuerka’ por unas declaraciones de Joan Tardá sobre la aplicación del artículo 155: “Nos vendría de coña”, señalaba el diputado de ERC en 2012. También se habló sobre esta tertulia por su supuesta vinculación con Venezuela, pero sea como fuere el programa nació en noviembre de 2010 a iniciativa de varios politólogos ligados a la Universidad Complutense. Su humilde escenario de estreno fue la televisión comunitaria vallecana Tele K, saltando dos años después al madrileño Canal 33.

En aquel 2012 Iglesias hizo un máster acelerado de comunicación política al haber participado por cuota de Izquierda Unida en el asesoramiento mediático de Alternativa Galega de Esquerda, liderada por el infatigable Beirás.

En Canal 33 la situación no fue la propicia y su dueño, Enrique Riobóo, echó pestes de Iglesias cuando éste saltó a la fama: “Le describiría como un explotador, un explotador con la cara muy dura que se llenaba los bolsillos mientras tenía esclavizado a su equipo de La Tuerka”. Fuentes cercanas a Podemos señalan a Merca2 que si “Riobóo hubiera advertido explotación lo tenía que haber denunciado en su día. En ‘La Tuerka’ apenas se cobraba porque era una cooperativa de trabajadores que sacaba adelante el programa desde el activismo”. Es cierto que el programa posteriormente de “profesionalizaría”, hecho que ayudó a que Iglesias facturase en 2015 por ‘La tuerka’ y ‘Fort Apache’ poco más de 33.000 euros.

Iglesias aprovecharía para saltar a la política gracias a su experiencia en ‘La Tuerka’, a su labor como profesor, a su adicción a los libros de comunicación política, a su amor por el séptimo arte, al curso que recibió de presentación y locución de programas en el Instituto RTVE, y a su breve experiencia en el mundo del teatro. Todo ello fue sustrato para que saltase a ‘El Gato al agua’ de Intereconomía TV. En aquel momento entre Ariza y Génova había cierta distancia y el programa de tendencia conservadora quiso acercarse al modelo ‘La noria’.

Y hasta ahí se acercó Iglesias, “que se trabajaba con un equipo de personas cada programa”, señalan las mismas fuentes a Merca2. Accedió a la cadena del toro gracias a Fernando Díaz Villanueva, que había acudido como invitado en varias ocasiones a ‘La tuerka’.

Pero Iglesias había subir la audiencia y pronto fue reclamado por 13 TV, Cuatro o La Sexta, cadenas con las que consiguió una relevancia pública que le ayudaría a su exitoso salto a la política de la mano de Podemos, que logró 1,2 millones de votos y se alzó como revelación de la noche en las europeas de 2014.

Este logro fue empañado en parte por las acusaciones de varios medios a la formación morada, acusando a uno de sus fundadores e ideólogos, Juan Carlos Monedero, de haber recibido 425.000 euros de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua a cambio de unos supuestos informes falsos, excusa con la que supuestamente habría financiado ‘La tuerka’. Cierto es que Monedero no se las vio ante la justicia española por este hecho, pero el daño ya estaba hecho…

El cambio tras el salto político

Tras su salto a la política, Iglesias dejó de moderar tertulias para pasar a conducir el espacio de entrevistas ‘Otra vuelta de tuerka’. Juan Carlos Monedero le relevaría en el espacio de debate ‘En clave de tuerka’. Y pronto nacerían otros espacios hermanos que harían grande a la familia del programa. Un programa, que según declaraba Iglesias en Attac TV, era clave por un motivo: “La gente cree que se milita en los partidos o en los colectivos políticos y no es verdad, la gente milita en los medios de comunicación. La gente con cierto compromiso, con cierto interés político, asume como referencia un medio, es decir, la gente es de La Razón, es de El País, es de la Cadena SER, es de la COPE o es de Intereconomía. Mucho más que de los partidos, porque al fin y al cabo son los medios los que construyen los discursos”.

Pero ahora ‘La tuerka’ está en el dique seco. Recuerden que el programa se marchó de vacaciones el 24 de julio y anunció su regreso para el 21 de septiembre, pero el programa sigue sin dar señales de vida. Ni en sus redes sociales, ni en Público TV, ni en Youtube hay rastro del programa. De hecho solo se ha nutrido esta temporada de tres especiales sobre el procés de su hermano catalán, ‘La klau’.

Los que sí han regresado son dos espacios cercanos al programa que se desgajaron de la matriz: ‘Fort Apache’, espacio de debate que conduce en Hispan TV el mismísimo Pablo Iglesias, que esta semana invitaba a Mondero o a Pérez-Royo a hablar sobre la monarquía española, o ‘No te metas en política’, espacio de sátira conducido por Facu Díaz y Miguel Maldonado que se graba en el Teatro del Barrio y se emite en la web del periódico Público de Jaume Roures.