cambio climático

El cambio climático es un hecho que no podemos negar, es más, la gran mayoría de los científicos del mundo coinciden en una sola cosa, prevenir de los peligros que está provocando la actividad industrial humana en el medio ambiente y que puede que acabe con el planeta Tierra si sigue avanzando a este ritmo.

Uno de los mayores miedos es que la liberación de gases de efecto invernadero – como el dióxido de carbono – hagan que el calor se quede atrapado en la atmósfera causando terribles desastres. Aún así, esto está pasando en menor medida, de ahí a que se haya creado el calentamiento global que tanto amenaza la existencia del ser humano.

La Tierra es sabia y es por ello por lo que los científicos de la Universidad de California, Merced, en Estados Unidos, han descubierto que la Tierra intenta evitar el cambio climático de forma natural, es decir, que la propia Naturaleza está intentando evitar lo que todos tememos, que el calentamiento global se haga gigante. Obviamente, los investigadores consideran que la Tierra por sí sola no será capaz de contrarrestar los daños que nosotros mismos hemos ido provocando a lo largo de la historia.

Según el análisis que han realizado estos científicos, las plantas de la Tierra han conseguido aumentar en un 30 por ciento la tasa de absorción de dióxido de carbono en la atmósfera, es decir, que han intentado eliminar más dióxido desde hace 200 años. La fotosíntesis de las plantas, el proceso en el que usan la luz del Sol y el agua para producir materia vegetal, no ha sido suficiente para parar la industria del ser humano.

“El incremento de la fotosíntesis no ha sido lo suficientemente grande como para compensar la quema de combustibles fósiles”.

Según afirma Joe Barry, coautor del estudio e investigador, depende de nosotros el averiguar la forma de reducir dióxido de carbono de la atmósfera para garantizar un futuro terrestre. Si seguimos con este ritmo de vida es posible que la Tierra, tal y como la conocemos, termine por desaparecer.

La era de la industria y el cambio climático

Desde hace ya 200 años, el hombre se dedica a la quema de combustible para poder agrandar de este modo la tecnología. En un principio parecía la idea perfecta, pero con el paso del tiempo el hombre se percató de que había comenzado a liberar a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de carbono. Este hecho hizo que la propia Naturaleza activase sus alarmas y empezase a absorber más CO2 para realizar una compensación natural.

Asimismo, este hecho podría haber sido bueno y compensar la liberación de CO2 ya que se aumentaría el crecimiento vegetal pero, aún así, no ha sido suficiente. El océano es otro de los compensadores naturales que no han podido absorber todo lo necesario para mantener un equilibrio.

Así que, según los investigadores, no nos queda otra que intentar averiguar un método para reducir el dióxido de carbono en la atmósfera y que el planeta Tierra siga siendo tal y como lo conocemos durante muchos milenios.

Comentarios