En verano suben las temperaturas. Axioma sencillo. Pero cuando llega una ola de calor la gente se revoluciona. Pese a que estamos avisados y las previsiones cada vez son mejores, todo el mundo se lleva las manos a la cabeza. Aunque en esta coyuntura también hay algunas empresas que hacen su especial agosto en el mes de junio, que recogerá temperaturas de más de 40º en las próximas horas.

Entre las que andan más revolucionadas con la ola de calor se sitúan las webs del tiempo, las aplicaciones de pronósticos y similares. Uno de los ejemplos más notorios, por incluir en sus filas a protagonistas mediáticos como Mario Picazo o José Antonio Maldonado, es ElTiempo.es, que en España gestiona El Tiempo Previsto SL, y a nivel global está dentro del grupo Pelmorex.

Todas sus métricas tiran hacia arriba. Según el portal de análisis de tráfico SimilarWeb, el ElTiempo.es ya habría pasado la barrera de las 30 millones de páginas vistas, y en cuanto a su aplicación móvil, la Play Store de Google le ofrece más de 5 millones de descargas. Su cifra de negocio, también crece. Si el pasado ejercicio facturó 4,2 millones de euros, en su último año fiscal disponible en el registro mercantil cerrado en agosto de 2017, las ventas ascendieron a 5,2 millones. Eso, según recoge Insight View, se convirtió en un beneficio de 1,5 M€. Algo por lo que sus dueños estarán contentos. Y es que el negocio del tiempo está en pleno auge.

Samsung con motivos de alegría

Samsung se cuela de lleno en las tiendas online de Movistar y Orange

El mundo de la telefonía móvil anda revuelto. La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha provocado que uno de los...

Hace unas semanas, el CEO de Pelmorex, Sam Sebastian, aseguraba en una entrevista que el negocio de los portales del tiempo se ha convertido en muy rentable. Afirma que más allá de la publicidad que invierten las marcas por ser ‘sites’ con mucho tráfico; los datos de los usuarios, ubicaciones… se han convertido en una línea esencial de negocio por todo el valor que aportan.

Pero no es el único caso de éxito que vive sobre la necesidad de la gente de conocer el tiempo, y más cuando llega una ola de calor. AccuWeather, con más de 50 millones de descargas en la Play Store, también se ha convertido en un negocio transversal asociado al clima. Del mismo modo, la página oficial Aemet supera los 20 millones de páginas vistas en web y más de un millón de descargas de su app. También hay casos, como los murcianos de Alpred, Tiempo.com, que han llegado a facturar 4 millones de euros, con 10 millones de descargas de su aplicación móvil y negocios paralelos como Hoteles.net.

DISTRIBUIDORES Y FABRICANTES ANTE LA OLA DE CALOR

Otro de los grandes beneficiados serán los fabricantes de aires acondicionados. Uno de los más destacados del sector, LG, tiene claro que “será un buen verano”. Así lo destaca el director de ventas de la compañía en España, Nuno Lourenço, que asegura a MERCA2 que por norma general una ola de calor siempre impulsa las ventas de equipos.

En este caso, además, señalan desde LG que al haberse dado tanta relevancia en los medios de comunicación, muchas personas han sido previsoras y los consumidores han tenido tiempo para realizar las compras y las instalaciones. En todo caso, Lourenço asevera que este verano será superior en ventas al anterior. Además, estima que se venderán equipos más avanzados, sobre todo con soluciones de conectividad que beneficien mucho su uso.

Esta situación también es válida para los grandes centros minoristas que venden equipos de ventilación, ventiladores tradicionales y toda clase de aparatos que echen aire. Incluso, las grandes cadenas de hipermercados también tienen importantes flujos de venta. Fuentes del sector de la distribución aseguran que las familias que no pueden acceder al coste de un aire acondicionado compran ventiladores pequeños o máquinas refrigeradoras. Y estos días habrá un movimiento masivo.

LAS ELÉCTRICAS TAMBIÉN

En este contexto de temperaturas altas, hay otro conjunto de empresas que también están bajo el foco. Sin que puedan hacer algo de manera directa, las eléctricas notan un impacto considerable, básicamente porque se consume muchas más electricidad.

Y es que los aparatos, aires acondicionados, ventiladores y demás “cacharros” que enfrían tienen un uso intensivo durante una ola de calor. Todo eso conlleva más consumo y, pese a que la mitad de la factura de la luz se la comen tasas e impuestos públicos, las eléctricas también terminan con la posibilidad de ingresar más.

Además, y al contrario de lo que ha sucedido otros años, el precio mayorista de la electricidad no está excesivamente caro. Según Omie.es, a principios de semana el precio del MWh estaba en la horquilla de los 40 euros, cuando el año pasado casi andaba por los 60€/MWh.

Esto significa que las eléctricas están comprando electricidad ‘barata’ por lo que sus márgenes son más altos. Sucede porque en el pool que conforma el mix energético está marcando el precio el gas que, ahora mismo, está con un precio muy bajo como materia prima. Por lo tanto, ante esta ola de calor, las energéticas asumen un papel pasivo pero en el que debido al aumento del uso de aparatos para dar frío al ambiente, la gente consume más.