SNCF inicia este lunes el camino para poner en servicio su AVE ‘low cost’ en España a comienzos del próximo año 2021 y comenzar así a competir con Renfe, una vez que el transporte de viajeros en tren se liberalice el 14 de diciembre.

La operadora pública francesa remite mañana a Adif su petición formal de ‘surcos’, esto es, de los horarios y frecuencias que pretende ofrecer en virtud de la capacidad que logró en el AVE español en el concurso público realizado por el gestor ferroviario público el pasado año.

“SNCF pedirá surcos a Adif para operar en 2021”, aseguraron a Europa Press en fuentes oficiales de la compañía ferroviaria gala.

La SNCF se hizo con un máximo de cinco circulaciones diarias por tres corredores de Alta Velocidad en los que Adif ofreció capacidad, el AVE a Barcelona, el AVE a Valencia y el que une Madrid y Sevilla.

Con la petición de surcos para circular por el AVE español por parte de la operadora francesa se confirma que la competencia en el transporte de viajeros en tren arrancará el próximo año, tal como estaba previsto, a pesar de la crisis y su impacto en el sector del transporte.

De hecho, SNCF ha enviado ya a España el primero de los trenes con los que dará servicio para empezar a realizar las pertinentes pruebas en vía. Se trata de un tren de dos pisos de la actual flota de la operadora gala fabricado por Alstom.

El desembarco de la compañía pública francesa en España tendrá no obstante lugar con un retraso de unos dos o tres meses sobre su intención inicial de comenzar a operar desde el 14 de diciembre. Una demora derivada de la ralentización que la crisis ha provocado en el desarrollo de su proyecto.

Así, podría comenzar en torno la Semana Santa del próximo año, compitiendo con Renfe en el AVE a Barcelona y en el corredor a Valencia, con una oferta que se adaptará “a la evolución que presente el transporte tras la crisis”, explicaron a Europa Press las referidas fuentes.

SNCF no prestará inicialmente servicio por el AVE a Sevilla por contar con un sistema de seguridad y señalización diferente al del resto de la red.

La francesa inicia el proceso para traer su AVE de bajo a coste a España, que estima le supondrá una inversión total de 700 millones, mientras que Renfe no ha podido aún cumplir con su plan de lanzar su AVLO unos meses antes de la llegada de la competencia.

Renfe tuvo que suspender por la crisis sanitaria y la declaración del estado de alarma el inicio de este servicio ‘low cost’, previsto para el pasado 6 de abril en el AVE a Barcelona.

ILSA NO OPERARÁ HASTA 2022.

La solicitud de ‘surcos’ ferroviarios a Adif es un proceso administrativo que los operadores deben realizar al menos seis meses antes de que inicie el año en el que se prevé dar servicio ferroviario.

Renfe también deberá remitir su propuesta de horarios y servicios para estos tres corredores que se abren a la competencia, en los que logró un máximo de 86 circulaciones diarias.

Por contra, Ilsa, la sociedad de Trenitalia y Air Nostrum, que también consiguió el pasado año capacidad en estas tres líneas AVE, no solicitará surcos, dado que desde un principio fijó el inicio de su servicio en enero de 2022.