Alimentos frescos

La mala alimentación y la pésima calidad de los productos que compramos en las grandes superficies comerciales son realidades, que últimamente, no desaparecen de la actualidad mediática. Cada día nos preocupamos más por saber qué es lo que comemos. Quizá se deba a esto el aumento de cuentas  de expertos en nutrición en redes sociales como Instagram o de movimientos como el Realfooding.

Cuestiones como la alimentación de los más pequeños preocupan sobremanera a la sociedad, en especial los almuerzos y meriendas. En estas comidas se recurre a productos excesivamente azucarados, y por consecuencia poco saludables. No solo la alimentación de los niños se compone de este tipo de artículos, la falta de tiempo de los adultos es una de las causas que favorece los malos hábitos alimenticios. Son muchos los consejos que conocemos: hacer una lista de la compra, no ir a comprar con hambre… Sin embargo, los snacks siempre triunfan. La adquisición de éstos forma parte de lo que se conoce como “compra por impulso”. De hecho, informes revelan que hasta un 30% del ticket en supermercados e hipermercados corresponde a la “compra por impulso”, según declara la co-fundadora de La compra así da gusto, Ana Martínez Puente. 

Las tendencias a la hora de hacer la compra son claras. “En el 89% de los hogares la responsabilidad de la compra recae sobre la mujer”, apunta Ana Martínez Puente, “cada vez, afortunadamente, son más los padres que también se responsabilizan de hacer la compra en sus casas”. El tiempo es otro de los factores determinantes. Cuando no se dispone de demasiado tiempo por motivos laborales, invertirlo en hacer la compra no resulta de buen gusto para las  madres y padres trabajadores.  

Alcampo

Alcampo fracasa en su apuesta por las tiendas de proximidad

Desde hace algunos años, las estrategias de las cadenas de distribución se centran en tener mayor presencia en el centro de las ciudades con...

LA ALIMENTACIÓN FAMILIAR COMO PLATO PRINCIPAL

El ahorro de tiempo, dinero y una buena alimentación para toda la familia fueron los objetivos con los que nació La compra así da gusto. Sus fundadoras, Ana Martínez y Ana Martín, buscaban encontrar la forma de dedicar más tiempo a disfrutar de la familia al llegar a casa, y bajo esa máxima desarrollaron su pequeña empresa. 

Explica una de las fundadoras que lo más revolucionario es el método: comprar por recetas. De esta manera compras los ingredientes justos y necesarios para cada plato, y además de ahorrar, también evitas tirar restos de comida. Las recetas están pensadas para agradar a los niños y además, que no lleve mucho más de media hora cocinarlas. 

Los menús que proponen desde la web están compuestos por alimentos procedentes de los Mercados de Madrid, algo que según su fundadora, Ana Martínez, es una garantía de calidad. Este factor es fundamental, ya que los precios fluctúan según MercaMadrid. Por eso, sus recetas también se adaptan a la temporada a la hora de establecer los ingredientes de sus recetas. El precio medio del menú semanal con primer y segundo plato y cena para dos personas, compuesto por 21 platos sale por unos 133 euros de media. 

Cada semana se muestra un escaparate de recetas para elegir, entre más de 200 recetas totales disponibles, una cifra en aumento, como señala Ana Martínez. Desde ceviche de corvina hasta una sencilla tortilla de patata o unas saludables judías verdes. Recetas sencillas o más elaboradas, a gusto del consumidor. En el momento de elegir la receta para cada día, se muestra el tiempo de elaboración, lo que permite una organización óptima del tiempo.

La compra así da gusto, pertenece al grupo de pymes de menos de diez empleados, y lleva facturando desde febrero de 2017. A pesar de estas cifras, son ellos mismos los que se encargan de la compra en el mercado y el posterior reparto de los ingredientes. Como empresa, tienen un importante acuerdo con Carbonell y Mercados de Madrid y colaboran con Acción contra el Hambre. 

APRENDER A COCINAR DESDE PEQUEÑOS

La organización de talleres es otro de los puntos fuertes de La compra así da gusto. Algunos de los más exitosos son el de Batch Cooking, impartido por Cristina Ferrer, una técnica que consiste en cocinar un día para el resto de la semana. Otro de los más exitosos es “Educar cocinando”, en el que los más pequeños ponen en práctica sus dotes culinarias y se comen lo que han cocinado ellos mismos. Hasta ahora los talleres eran gratuitos, pero recientemente se ha establecido un precio de 5 euros, destinados íntegramente para Acción contra el Hambre. 

El cambio de hábitos favorece el desarrollo de iniciativas empresariales como La compra así da gusto, que permiten disponer del tiempo libre sin renunciar a una vida sana.

Comentarios