Kutxabank

El Grupo Kutxabank ha obtenido en el primer semestre de este año un beneficio neto de 197,3 millones de euros, lo que supone un 5% más que en el mismo periodo del año pasado. Un crecimiento del 25% en la concesión de préstamos hipotecarios, clave en las cuentas.

La entidad vasca ha explicado que en un semestre condicionado por la entrada en vigor de la nueva Ley de Contrato de Crédito Hipotecario, los préstamos hipotecarios comercializados por la red minorista de Kutxabank se han incrementado un destacado 24,8%, “muy por encima del mercado”, a los que ha destinado un total de 1.659 millones de euros. De esta manera, ha continuado ganando cuota de mercado en todos los territorios en los que está implantado. En Euskadi se sitúa en el 43,4% del total de hipotecas, y el 7,2% en el conjunto del Estado.

Por su parte, los préstamos destinados al consumo han avanzado un 13,3%. También se ha situado por encima del mercado la evolución de la financiación a empresas, con un incremento del 8,2% en las nuevas contrataciones.

El negocio bancario recurrente del banco se ha incrementado un 2,1%, con una evolución favorecida por la mejora del margen de intereses, la recurrencia del negocio asegurador y la estabilidad en las comisiones por servicios. Cerró con 106,4 millones de beneficio el primer trimestre.

En línea con la tendencia favorable de los últimos trimestres, el margen de intereses de Kutxabank ha registrado una evolución positiva del 2%. Así, los ingresos del negocio bancario ‘core’, los que provienen de la intermediación financiera, las comisiones y los seguros, han avanzado un 2,1% hasta los 534,5 millones de euros, lo que supone una mayor aportación sostenible del negocio típico, “gracias a la evolución positiva de los ingresos por servicios y comercialización de productos”. Por su parte, los ingresos por dividendos y de puesta en equivalencia han alcanzado los 33 millones de euros, tal y como ha comunicado la entidad. Con todo, ha añadido, el margen bruto ha alcanzado los 560,3 millones de euros, gracias a la evolución positiva del negocio recurrente.

Los ingresos derivados del negocio asegurador han tenido en este semestre un importante crecimiento. Esta actividad ha aportado a la cuenta de resultados un total de 71,7 millones de euros, un 8,3% más que en 2018. Este incremento se sustenta en el comportamiento de la nueva producción, ya que las ventas han crecido un 4,1%.

La entidad ha subrayado en la nota de prensa que ha alcanzado este resultado en un contexto en el que persiste “la incertidumbre” en el ámbito macroeconómico, con la guerra comercial entre China y EE.UU., y el brexit como “telón de fondo”, pero en el que mejoran las previsiones de crecimiento de España y las bolsas mantienen un ligero avance.

MOROSIDAD Y SOLVENCIA DE KUTXABANK

Como aspecto negativo para el negocio bancario, ha destacado el hecho de que el BCE haya “abierto la puerta” a nuevas rebajas de tipos y a más estímulos monetarios, con el Euríbor “de nuevo en mínimos históricos”.

La morosidad de Kutxabank ha descendido 48 puntos básicos en el primer semestre, y es del 3,38%, “una de las más bajas del sector”. Principalmente, porque el saldo de activos dudosos ha decrecido en 508 millones de euros en un año. El banco tiene una previsión en este sentida al cierre del año cercana al 3%.

En la primera mitad del año ha continuado la rebaja constante de su tasa de morosidad, principalmente porque el saldo de activos dudosos ha decrecido en 508 millones de euros en un año. Incluidos los riesgos contingentes, la ratio de mora del Grupo es del 3,38%, 111 puntos básicos menos que en junio de 2018, lo que permite realizar una previsión de cierre del año cercana al 3%.

Durante este primer semestre, Kutxabank ha obtenido el menor requerimiento de capital del sistema financiero español según la evaluación del SREP y se sitúa como una de las entidades con mejor perfil supervisor de Europa, debido a su bajo nivel de riesgo, a su capacidad financiera y a su solvencia. El ratio Core Tier I (Phase in) ha mejorado 50 puntos básicos en el semestre, y se sitúa ya en el 16,6%. Este avance le aporta una mayor capacidad para hacer frente a los retos del futuro.