El fondo KKR ha llegado a un acuerdo con la firma de productos de belleza Coty, dueña de Max Factor, Rimmel o Bourjois, para hacerse con el 60% de Wella por unos 3.000 millones de dólares (2.773 millones de euros), según han anunciado ambas empresas en un comunicado.

KKR y Coty han firmado un acuerdo de entendimiento por el cual el fondo de inversión se hará con el 60% de la división de productos de belleza para profesionales y de cuidado de cabello para particulares, en el que se incluyen marcas como Wella, Clairol, OPI o ghd.

Coty escindirá todo este negocio en una empresa independiente bajo el nombre de Wella, cuya participación mayoritaria estará en manos de KKR. De su lado, Coty mantendrá el 40% restante. Ambas partes han acordado situar el valor de la empresa (enterprise value) en 4.300 millones de dólares (3.973,6 millones de euros).

En paralelo, KKR también ha realizado una “inversión inicial” de 750 millones de dólares (693,1 millones de euros) en acciones preferentes convertibles de Coty. Una vez culminada la transacción de Wella, el fondo de inversión se hará con otro paquete de acciones preferentes convertibles por valor de 250 millones de dólares (231 millones de euros).

La firma de productos de belleza ha subrayado que estas transacciones provocarán un “desapalancamiento significativo” del balance de Coty, así como que “posicionará” a la compañía para el crecimiento a largo plazo y para invertir en su cartera.

De forma conjunta con esta inversión, Coty ha anunciado un plan para recortar gastos por valor de 700 millones de dólares (646,9 millones de euros) en los próximos dos años y medio. Esta cifra representa el 25% de la base de costes total de la empresa.

RESULTADOS DEL TERCER TRIMESTRE

La empresa ha anunciado el acuerdo con el fondo de inversión al mismo tiempo que ha comunicado los resultados financieros de su tercer trimestre fiscal, finalizado en marzo.

Así, la firma se anotó entre enero y marzo unas pérdidas netas atribuidas de 271,6 millones de dólares (251 millones de euros), lo que equivale a multiplicar por 23 los ‘números rojos’ del mismo periodo del ejercicio anterior, tras una contracción de la facturación neta del 23,3%, hasta 1.528 millones de dólares (1.412,1 millones de euros).

Coty ha atribuido el abultado descenso de los ingresos netos al impacto de la pandemia del Covid-19 y las medidas de confinamiento aprobadas para frenar su avance.

En el conjunto de los nueve primeros meses fiscales, la firma de productos de belleza redujo sus pérdidas netas atribuidas en un 75%, hasta 240,4 millones de dólares (222,2 millones de euros), pese a la caída del 11% de la facturación neta, hasta 5.815,8 millones de dólares (5.374,7 millones de euros).

Comentarios de Facebook