Kike Sarasola
Gtres

En cuestión de 50 metros una cámara de televisión graba sus movimientos, dos señoras le piden una foto y un par de besos y otro grupo, este más extenso y masculino, le pide tarjetas como si de autógrafos se trataran. Todos le quieren. No es Cristiano Ronaldo ni Messi, pero Kike Sarasola levanta pasiones. MERCA2 fue consciente de ello in situ en Fitur, donde se codea con otros hoteleros con muchos más años de experiencia, pero sin el mismo brillo. Su éxito y su fama –también televisiva– le preceden desde sus tiempos de deportista. Ahora, su imperio tiene un nombre: Room Mate. Pero sabe que nada es para siempre. Por eso, su futuro, quizá se desvele al final de estas líneas.

Sarasola creó Room Mate con una filosofía y con un nombre propio. La esencia, la de ofrecer las tres “des” al cliente: desayunar, ducharse y dormir. El nombre propio: el que tienen cada uno de sus hoteles: Óscar, Gorka… “Se trata de identidades ficticias creadas por nosotros para escenificar la experiencia que queremos que la persona viva en ese hotel”, explica.

Y con esa filosofía, en 2005 abrió en Madrid su primer hotel, Room Mate Mario. En aquella época eran los más baratos de la calle, pero casi 14 años después ya no lo son. ¿Qué ha pasado? “En relación calidad precio somos los más baratos”, afirma Sarasola, quien reconoce que han aparecido otros modelos de negocio. Pero lo que realmente ha ocurrido es que “hemos crecido y evolucionado, los hoteles son más espectaculares y más grandes también; pero la esencia de la empresa no ha cambiado”.

Han evolucionado tanto que Room Mate se ha metido en otros mercados, como el lujo, o han “abierto el abanico”, como especifica el fundador. En octubre, el empresario anunció la apertura de su nueva marca de lujo en Roma, donde aterrizó con 24 apartamentos creados por el arquitecto francés Jean Nouvel en un palacio histórico italiano.

Edificio Espana

RIU vende a Inbest Real Estate la zona comercial del Edificio España

La cadena hotelera Riu Hotels e Inbest Real Estate, el vehículo de inversión Corpfin Capital Real Estate, han suscrito un acuerdo para la compra de los 15.000 metros...

¿Veremos en España este concepto? “De momento no porque no ha salido un proyecto así”, añade Kike Sarasola, quien no descarta que si aparece alguna ubicación como un castillo en el centro de la ciudad o al borde del mar se pueda replicar el modelo en nuestro país. Tampoco veremos en España otro de sus últimos lanzamientos: los hostales, que solo han llegado a Estambul. Aquí están más centrados en el modelo sostenible con proyectos como la eliminación del 80% del papel y plástico al final de 2020 o la puesta en marcha de una aceleradora de startups ecosostenible, entre otros muchos.

“Tenemos muchos novios, pero somos muy difíciles para dar el primer beso”

Todo este imperio tiene su reflejo en su balance. El grupo prevé cerrar el año 2018 con una facturación de entre 95 y 100 millones de euros. Estimaciones positivas (en 2017 cerró con 80 millones de euros) a pesar de que la situación política en Cataluña preocupa al presidente de la hotelera. “Este 2018 hubiéramos tenido año de récord de no haber sido por la crisis catalana y la inestabilidad política que crea inestabilidad turística”, indica.

Las previsiones de futuro son ambiciosas. Esperan crecer el doble en los próximos 18 meses hasta llegar a las 3.100 habitaciones (actualmente tienen 1.808 habitaciones). La idea es abrir 11 hoteles más y alcanzar los 36. La cadena abrirá tres en Roma, dos en Madrid, otros dos en París, uno en Milán, uno en Nápoles, uno en Las Palmas y otro en Málaga.

DE DEPORTISTA DE ÉLITE A EMPRESARIO AGITADOR

En 2014 dio un golpe al mercado cuando lanzó la marca Be Mate o lo que es lo mismo, apartamentos turísticos con servicios de hotel. Si, Kike Sarasola se saltó el guion del resto de hoteleros y abrazó la economía colaborativa para adaptarse a las nuevas demandas de los consumidores. En ese momento se convirtió en un agitador hotelero. Faceta en la que se siente muy a gusto. Eso sí, siempre desde el “respeto” y con la idea de “concienciar” para “evolucionar”.

La Sagra

La Sagra: historia del erasmus que dio una lección a Heineken

La industria cervecera se rinde ante las que menos facturan, las artesanales. Esas que parecían ideadas para los hípsters y asociadas a una región...

De hecho, el fundador de Room Mate recuerda que al principio los hoteleros estaban en contra. De hecho, hubo quien criticó sus movimientos. Ahora las grandes como Accor, Hyatt y Marriott han seguido sus pasos. Simplemente “se han dado cuenta que el cliente es el que decide”, apunta.

Eso y que Be Mate se ha convertido en toda una oportunidad de negocio. Room Mate está a punto de cerrar 25 edificios enteros para gestión integral en España, México e Italia. “Hemos duplicado el número de noches del año pasado a este. Tenemos 44.000 noches”, asegura.

Pero este carácter agitador no viene solo de su faceta como empresario, sino que se fraguó en su carrera como deportista de élite. Fue campeón de España de hípica hasta en cuatro ocasiones, llegando a participar en varios Juegos Olímpicos. “A mí el deporte me ha enseñado disciplina, constancia, a no creerme mis éxitos ni mis fracasos. Por lo que me queda el saber perder”, reconoce Sarasola. Por eso es incapaz de decidir entre su vida como deportista o como empresario turístico. En ambas se siente como pez en el agua.

LA SEGUNDA PARTE DE SU AVENTURA TELEVISIVA

Su gran labor en Room Mate también tuvo su reflejo en la televisión. En enero de 2017, el empresario estrenó su programa de televisión ‘Este hotel es un infierno’ emitido por la cadena DMax. En este programa asesoraba a hoteles en apuros para ayudarles a gestionar mejor el día a día. Solo se emitió una temporada, pero Kike Sarasola desvela que no es la primera y última.

“Habrá una segunda temporada más adelante de este ‘Hotel es un Infierno’. Ahora no porque estoy con demasiadas cosas, pero será en uno o dos años”, apunta Sarasola, quien recnoce que fue una experiencia “hermosa”.

“Ahora ya no estoy en el día a día de Room Mate y algún día tendré que dejar paso a otras cosas”

Pese a las críticas, Kike Sarasola defendió que el programa fue emitido en tres ocasiones por la cadena, teniendo en la primera emisión 1,5 millones de espectadores de media. Una cifra alta teniendo en cuenta que se trata de un canal temático y no generalista.

“NADIE ES IMPRESCINDIBLE”

Su éxito como Room Mate no es ajeno al resto de la competencia. Tanto es así que han recibido muchas ofertas que, de momento, solo se estudian. “Tenemos muchos novios, pero somos muy difíciles para dar el primer beso”, afirma el presidente de la cadena. Room Mate no está en venta, pero no descartan abrir sus puertas a un socio estratégico con “la misma visión que nosotros a largo plazo”, motivo por lo que “no dejaríamos entrar a un fondo de inversión con fecha de entrada y salida”, afirma Sarasola, quien no está dispuesto a que cambien el ritmo de sus hoteles.

A pesar de que la cadena no está a la venta, Sarasola es consciente de que “nadie es imprescindible” cuando le preguntamos desde MERCA2 si se ve fuera de Room Mate en uno años. “Me daría mucha pena. Ahora ya no estoy en el día a día de Room Mate y algún día tendré que dejar paso a otras cosas”, sentencia.

Y así es Kike Sarasola: deportista de élite, marido, padre, empresario turístico, trendsetter, showman, estrella de la televisión, trabajador incansable y líder de opinión en nuestro país… Su futuro es impredecible.