Innovar en restauración es algo normal, e incluso necesario para la existencia de una empresa. Los hábitos de consumo y las modas van evolucionando; aunque a veces la extravagancia lleva a límites insospechados, como ha ocurrido con Kentucky Fried Chicken (KFC). Su última ocurrencia es una hamburguesa de donuts y pollo. Una bomba calórica que se suma a la lista de polémicos productos de la enseña y empañan el intento por incluir alimentos veganos o más saludables a su oferta.

El pasado martes, la cadena anunció que estaba probando un nuevo elemento en su menú, Chicken and Donuts, durante un periodo limitado en 40 restaurantes repartidos en varios lugares de la geografía de EEUU. Los donuts llegarán a las tiendas cocinados y cuando los pida el cliente se meterán en las freidoras y se les añadirá un glaseado de vainilla para asegurarse de que siempre estén calientes y frescos, según medios estadounidenses. 

Dulcesol pasa de rechazar a Mercadona a temer la guerra de precios

Fueron los únicos que se negaron a las exigencias de Mercadona con sus interproveedores sin medir las consecuencias. De eso hace casi 11...

Una prueba de hamburguesa que puede que no veamos en España. La que tampoco llegó a nuestro país fue otra hamburguesa de pollo que incluía como ingrediente unos cuantos Cheetos y un sabor a queso que muchos usuarios calificaron de “falto”, pero “adictivo”. Por si fuera poco, la cadena decidió añadir estos gusanitos rojos a platos de pollo frito y patatas fritas o al popular Mac & Cheese (macarrones de queso).

Productos muy lejos de los estándares de dieta sana y equilibrada. Si bien es cierto, la comida rápida no es precisamente la más saludable por mucho que las compañías como Burger King, Mc Donald’s o KFC traten de incluir versiones más saludables de sus hamburguesas o pollo frito. De hecho, todos asumimos lo que nos vamos a encontrar en estos establecimientos.

En el caso de KFC, estos productos empañan la imagen de una enseña que durante años ha tenido que sortear alguna que otra polémicas. Pero por curioso que parezca, la empresa tiene una opción vegana. Y decimos curioso por el hecho de que KFC no sea la primera palabra que nos viene a la cabeza al hablar de veganismo y alimentación sin productos animales. La empresa lanzó una hamburguesa de pollo en la que el filete de carne es sustituido por una versión vegetal.

Además, en el caso de KFC la enseña siempre ha estado rodeada de leyendas urbanas. En algunas de estas conspiraciones, se aseguraba que los pollos usados por KFC son algo así como animales mutantes, mientras que en otras hablan de que un usuario de la cadena recibió a domicilio una rata empanada. Dicho lo cual, estos casos no han sido probados.

PRESENCIA EN ESPAÑA

A pesar de ello, la enseña sigue creciendo en lugares como España. Recientemente, la cadena de restaurantes especialista en pollo recién hecho ha abierto 14 nuevos establecimientos a lo largo del 2019 alcanzando la cifra de 155 restaurantes repartidos por toda la geografía española. De esta manera, se consolida en el mercado español como una de las cadenas más fuertes en el ecosistema de restauración del país.

KFC, que aterrizó en España por primera vez en 1976, refuerza con estas últimas aperturas su presencia en la península ibérica, alcanzando 182 restaurantes: 155 locales en España y 27 en Portugal, todos ellos gestionados desde KFC Iberia. En total, la compañía tiene más de 23.000 locales en 135 países de todo mundo.

El último cuatrimestre de este 2019 viene con fuerza gracias al ambicioso plan de aperturas que tiene la marca. En este sentido, se prevén nuevos locales para seguir expandiendo la firma a lo largo del país con el objetivo de llegar a las 40 aperturas a lo largo de este año.