Julen Ariza
Julen Ariza, editor de Dircomfidencial y Confilegal.

Comenzó su labor de editor de medios de comunicación en plena crisis económica, que ha golpeado especialmente a la prensa. ¿Qué le hizo dar ese paso?

Los últimos años han sido especialmente difíciles para los medios de comunicación y para los periodistas. Sin embargo, el sector de la comunicación no para de crecer y las nuevas circunstancias han creado nuevas oportunidades. Del mismo modo que muchos periodistas han encontrado trabajo en gabinetes de comunicación e, incluso, en medios propios impulsados por organizaciones o corporaciones, la prensa independiente tenía una nueva oportunidad en la especialización.

En este sentido, la combinación del marketing digital, que permite superar barreras de entrada, y las sinergias que permite crear en las compañías el periodismo especializado, permite vertebrar nuevos proyectos que sigan informando a los lectores con rigor e independencia y que también sean sostenibles a largo plazo.

Acabamos de conocer oficialmente el cierre de dos revistas –Interviú y Tiempo-, con más de 40 años de existencia, por falta de ingresos ¿por dónde pasa el futuro de los medios?

Como decía, sin duda alguna, la especialización es uno de los caminos. Ésta puede pasar, por ejemplo, por el tipo de lectores al que va dirigida la publicación, como en nuestro caso: profesionales de la comunicación o profesionales del derecho; pero también puede darse una segmentación temática, local, ideológica, etc.

Pero, ¿cómo se conjuga ser un medio especializado con la ambición de llegar al máximo número posible de lectores?

No es imprescindible conjugarlo. En ocasiones hay, incluso, que huir de ello, ya que puede conducir a la asunción de inercias internas que pueden hacerte que te alejes de forma inconsciente de tu ámbito de especialización y donde tus lectores te reconocen como una publicación diferente.

Los modelos periodísticos son difícilmente escalables. Si para crecer tienes que diluir la calidad de tráfico, en ese caso no merece la pena hacerlo. Hay que diferenciar entre el ejercicio constante de encontrar nuevos lectores del acumular lectores. En Internet, como en el mundo offline, distribuir contenido cuesta dinero: mejor que la inversión esté dirigida a un público interesado en lo que le envías y que después puede mantener tus ratios de conversión que acabar pervirtiendo tu naturaleza en búsqueda de cifras más altas.

El crecimiento, por tanto, tiene que ser orgánico: buscar nuevas extensiones de los nichos que aporten nuevos usuarios, más valor, a través de sinergias con los procesos de trabajo que ya tienes establecidos.

Dado que a su juicio la solución pasa por el periodismo especializado, ¿cómo cambiará esto el perfil profesional de los periodistas?

En principio debería cambiar poco. El periodismo especializado permite que un periodista sigua una información con criterio y capacidad de análisis, que muchas veces los grandes grupos no le permiten hacer porque viven del ruido que generan los gabinetes de las organizaciones y las empresas. La esencia del trabajo de un periodista seguirá siendo la misma, pero, evidentemente, mejoran el perfil dos factores: profundizar en la formación de aquél ámbito en que quiera especializarse y, por supuesto, dominar las herramientas que le permitan ser más autónomo en su trabajo: ya sea algo aparentemente tan simple como un buen manejo de Excel o herramientas que permitan hacer análisis de datos, herramientas de email marketing, SEO, edición de vídeo y gráficos, etc. Pero eso complementa, lo importante es la información y no conviene desviarse de lo principal.

¿Puede ser este tipo de periodismo también una vía de escape a la crisis de reputación de los medios (noticias falsas, clickbait…)?

Por supuesto. De hecho, desde mi punto de vista, es la vía de escape o mejor, la esperanza. Nada es más creíble que un periodista especializado e independiente que informa a diario sobre un tema y establece lazos con su comunidad y, de hecho, solo la prensa especializada permite la creación de una comunidad y de una complicidad entre un periodista experto que se enfrenta todos los días a un grupo de lectores muy exigentes. El lector avezado está cansado de leer noticias hechas entresacando información de internet que resumen realidades del mercado.

Con la inversión publicitaria estancada, el dominio de Facebook y Google en Internet y la poca cultura de pago por consumir medios digitales en España ¿cómo se consigue hoy en día rentabilizar un medio?

A priori, te diría que trabajando mucho y gastando poco. Pero la respuesta no es tan sencilla. El problema es que seguimos analizando la realidad con el prisma de las grandes redacciones. En un mundo especializado lo que estamos haciendo es construir una marca, que después puede monetizarse de muchas maneras y, además, la especialización te permite optimizar muchos procesos. Cuando has construido una marca, a esa audiencia le puedes ofrecer muchas cosas que le aporten valor y donde los medios son, además, una correa de transmisión del conocimiento insustituible. Cada uno sabrá cómo combinarlo, pero, evidentemente, tiene que incluir un mix de monetización publicitaria, mecenazgo y venta online, ya sea a través de vender contenidos o cualquier otro producto relacionado con tu marca.

Existe la opinión de que la prensa ha perdido la influencia en favor de las redes sociales, las plataformas tecnológicas o incluso los medios de marca. ¿Cree que los medios de comunicación todavía son influyentes en la opinión pública?

Los medios de comunicación son más creíbles que las redes sociales. No lo digo yo, lo dice el Estudio Anual de Medios de Comunicación que realiza la IAB. El problema es que por otro lado son menos creíbles que otros agentes sociales, según el Trust Barometer que publica Edelman todos los años. De ese estudio, por cierto, hay un dato especialmente alarmante, no para los medios solamente, sino para los españoles: y es que se nos considera la zona cero mundial de las noticias falsas. Esto debería hacernos pensar mucho.

Pero sobre todo, tenemos que ser conscientes que todos somos responsables. No solo los medios de comunicación. También, en primer lugar los lectores, que eligen ahora más que nunca libremente dónde informarse, y también las empresas que están apostando por el mal llamado periodismo de marca o medios propios. Se trata de una realidad que habrá que regular de alguna manera porque perjudica a la credibilidad de los medios de comunicación en general. Hay muchos casos de grandes empresas haciendo contenidos de marca. Está claro que se trata de una realidad compleja que requiere profundizar mucho y, por supuesto, el ejercicio de responsabilidad individual de cada uno con las decisiones que toma.

Los medios que usted edita –Confilegal y Dircomfidencial- tienen un modelo basado en las informaciones exclusivas ¿creen que este género todavía tiene recorrido pese a la explosión de los medios digitales?

Creo que sí. Confilegal lleva más de tres años publicando información propia de lunes a domingo y lo mismo Dircomfidencial. Cuando profundizas en algo puedes encontrar información para aburrir. La información está allí. Lo que tienes que cuidar es tu marca y ser muy riguroso. Lo difícil no es encontrar noticias para publicar. En Dircomfidencial, por ejemplo, abrimos con cuatro temas propios todos los días, lo verdaderamente difícil es discernir qué publicar y qué no.

Además de su faceta de editor, es el CEO de Hadoq, una empresa de marketing digital, especializada –entre otras áreas- en la publicidad online. Cuestiones como el fraude publicitario, la falta de visibilidad o los adblockers están suponiendo un freno a la inversión ¿Cómo se soluciona?

En Hadoq comercializamos la publicidad digital de más de cien cabeceras. Lo que más impacto está teniendo es el tráfico móvil, que ha reducido de forma muy importante los formatos que se sirven por página vista y las restricciones que el propio Google aplica frente a los formatos publicitarios más intrusivos y que, como es normal, los anunciantes pagan mejor. Ante eso solo hay un camino: volver a reconstruir la credibilidad de los medios y del periodismo independiente, apostar por trabajar la marca o cabecera, conectar con la audiencia y ser muy creativos combinando, como decía antes, publicidad, mecenazgo y venta online.

También ofrecen servicios de SEO ¿no estaba muerta esta disciplina?

El SEO sigue siendo una herramienta muy importante para la captación de nuevos usuarios. Como todo lo relacionado con la comunicación está en crecimiento. Lo que ocurre es que, como ya han preconizado algunos expertos, el SEO a su vez se está especializando en imágenes, vídeos, descarga de apps y, ahora también, para asistentes de voz.

Comentarios