Jubilación, autónomo

La jubilación está siendo uno de los temas más amargos de la actualidad. La baja natalidad y el envejecimiento de la población, unido a los sueldos precarios en España, están sentando las bases para un duro futuro para los pensionistas. Si esto es un problema para muchos empleados de empresas, lo es mucho más para los más vulnerables, los autónomos. Ellos tienen serias dificultades durante su vida laboral, y sería un drama que también lo tengan una vez se jubilen.

Las edades de jubilación cada vez suben más y más, y las pagas de los pensionistas no son nada elevadas. En la mayor parte de los casos les cuesta bastante llegar al final de mes. Y si tienen hijos o nietos a su cargo porque están en paro, la cosa se complica más.

Además, a la hora de afrontar la jubilación en España debes tener en cuenta varios factores para calcular lo que te quedará de paga, como si superas o no los 15 años cotizados mínimos para cobrarla de forma parcial, los años cotizados máximos para la total, si se ha estado cotizando en base mínima o máxima, y los tipos de jubilaciones que te puedes encontrar.

Las claves de la jubilación de los autónomos

Requisitos

Dos mujeres caminando por la playa: Viajes del Imserso 2019

Para tener derecho a cobrar una paga tras jubilarte necesitas unos requisitos mínimos, como haber trabajado en el país donde vas a recibir la paga y un tiempo mínimo de años cotizados.

Por ejemplo, en España el mínimo serían 15 años de cotización para poder obtener una paga que sería un porcentaje de la que te correspondería por la base en la que estés dado de alta en el ATA.

A partir de los 16 años se van sumando porcentajes de incremento cada mes adicional cotizado para incrementar la cantidad de dinero que recibes del Estado. Pero para cobrar la paga que te corresponde en su totalidad necesitas haber cotizado lo años máximos que se piden para ello.