Sucursal bancaria.
Sucursal bancaria. Fuente: Reuters.

Los millenials acaban en el mercado de alquiler por los problemas que encuentran a la hora de acceder una vivienda en propiedad. Pero los pocos que sí cuentan con capacidad de ahorro y sí pretenden comprar un piso se encuentra con otro escollo: la desconfianza en las agencias inmobiliarias y en los bancos, los dos ‘players’ que casi de manera inevitable entran en estas transacciones.

Según el estudio de pisos.com, el 50% de los millennials vive de alquiler, mientras que el 30% está hipotecado y un 20% no paga nada por su vivienda, fundamentalmente porque viven con sus padres y aún no se han emancipado. De entre aquellos que han optado por el arrendamiento, seis de cada diez reconocen que es lo único que se pueden permitir, si bien hay quienes destacan la movilidad, la flexibilidad o la libertad que les da vivir de alquiler.

De todos modos, hipotecados, alquilados y los no emancipados coinciden en apuntar a los causantes de este problema de acceso a la vivienda. Todos los jóvenes señalan a los bancos y a las agencias inmobiliarias como los grandes culpables. Una acusación que indica que la sombra de la corrupción es más alargada de lo esperado. Cuando todos los profesionales pensaban que el ciudadano ya había olvidado esta sensación, un informe demuestra todo lo contrario.

compraventa de viviendas

Crecen las viviendas vacías en Madrid: el precio del alquiler tiembla

El precio del alquiler continúa disparado en la ciudad de Madrid. Los expertos no hablan de burbuja, sino de problema de acceso...

Dentro del último informe elaborado por este portal inmobiliario se realiza un apartado en el que se recoge la opinión del ciudadano acerca de la evolución del sector. En concreto, existe un 69,1% de los millenials que creen que es ‘falso’ que los bancos sean más transparentes que hace una década y un 51,8% también se decantan por calificar de ‘falso’ el hecho de que las agencias inmobiliarias funcionen mejor que hace diez años -sólo un 12,3% piensa que es verdadero y un 35,6% no lo sabe-.

Pero los jóvenes no son los únicos que desconfían de estos agentes del mercado. Sus padres, los llamados baby boomers también estiman que los bancos no son más transparentes que hace dos lustros -un 63,7%- y que las agencias no funcionan mejor -un 49,6%-.

Toda esta percepción de millenials y baby boomers está encuadrada dentro de un amplio informe elaborado por pisos.com en el que se compara el acceso a la vivienda de ambas generaciones.

Atendiendo al gap generacional, el estudio revela que, en general, los jóvenes se enfrentan a un panorama mucho más complicado que sus progenitores, sobre todo, por la inestabilidad laboral y los bajos salarios, que no han crecido al mismo ritmo que el precio de la vivienda. Asimismo, la transformación de los principios y valores, es decir, de la mentalidad y el estilo de vida de estos jóvenes, ha influido en la forma en que se enfrentan a momentos como la emancipación o la compra de una vivienda, cambiando el panorama de forma radical.

Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, ha explicado que “Actualmente, la compra está condicionada por un ahorro previo muy fuerte y una capacidad de endeudamiento muy alta. Los jóvenes no pueden acceder a la propiedad, por lo que estiran al máximo la opción de vivir de alquiler. La pregunta, realmente, es si nuestros hijos quieren vivir como sus padres o quieren imponer nuevas reglas habitacionales”.

El experto ha indicado que, sin embargo, “para los baby boomers la situación en el pasado fue diferente, ya que el entorno económico era más propicio. Es importante buscar soluciones que eviten que la vivienda canibalice los sueldos de los jóvenes, y no solo desde la compra y desde el alquiler. El sector debe apoyar alternativas intermedias que se adapten a las demandas de la generación de la que depende el progreso de la sociedad en su conjunto”.

¿CUANDO Y POR QUÉ NOS EMANCIPAMOS?

El momento de emancipación ha sido otro de los focos clave del informe de pisos.com, del que se desprende que, en los últimos diez años, la edad media ha aumentado. Esta independencia es más tardía porque las causas son también diferentes: en el pasado, la principal razón por la que se emancipaban los baby boomers era que se casaban (48%), mientras que, hoy en día, los jóvenes vuelan del nido por razones múltiples, como el trabajo (25,9%) o el anhelo de libertad (24,7%), entre otras. En cuanto a las alternativas de vivienda, el alquiler (51,5%) es la fórmula favorita para emprender una nueva vida.