Si Jaime Peñafiel siempre se sintió con autopista libre de peaje cuando la periodista Letizia Ortiz Rocasolano se convirtió en princesa de Asturias, no menos iba a envainar la artillería pesada ahora que es reina ‘consorte’ (le encanta puntualizarlo) de España.

A pesar de que la propia Letizia y el rey de España, Felipe VI, le han manifestado personalmente su desaprobación y su rechazo en relación a los hirientes artículos de opinión que el veterano periodista vierte contra la jefa (consorte, insistimos) del Estado, él sigue en sus trece, ejerciendo, dicho sea de paso, su libre derecho a la libertad de expresión.

2“Un espectáculo gratuito”

“‘¿Quién es?’, se preguntaban los asistentes a la cena oficial de la Cumbre Mundial de Líderes Contra el Cáncer 2017, celebrada en el Club de Banqueros en la Ciudad de México. Por supuesto, la consorte del rey, o la reina consorte, of course. Aunque no lo pareciera o no se comportara como tal, marcándose unos pasos de baile, pero que muy chulos, con el cantante rapero del grupo The Black Eyed Peas, el solista Taboo, que la había tomado por el hombro desnudo en la misma mesa presidencial”, continúa Peñafiel.

El periodista se permite (des)calificar la actuación de Letizia y habla libremente de los sentimientos de Peña Nieto, presidente de México y su esposa: “Un sorprendido presidente, Enrique Peña Nieto, y su esposa Angélica Rivero no daban crédito a lo que estaban viendo. Los invitados, tampoco. No es frecuente ver a una consorte real ofreciendo tan gratuito espectáculo”. Y la cosa no queda ahí… “Bailando para demostrar ser quien quiere ser en el momento de entregarse al movimiento de la música. Siempre se ha dicho que el baile es algo liberador y relajante que ayuda a desconectar del día a día y que, a veces, nos ayuda a evadirnos por completo. Pero no siempre se debe”.