La Asociación Española de Asesores Fiscales (AedaF) ha rechazado la “demagogia” de subir impuestos en el actual contexto económico porque supondría un “suicidio” y sería “muy perjudicial” para la recuperación económica, y ha propuesto en cambio una batería de medidas como el establecimiento “temporal” de un tipo superreducido del 4% para el IVA de determinados servicios turísticos, como el transporte y la hostelería.

También ha planteado introducir una deducción extraordinaria en el Impuesto sobre Sociedades y eliminar los pagos fraccionados mínimos, así como una deducción para crear empleo e incentivos fiscales relativos a los gastos por teletrabajo.

Estas son algunas de las medidas recogidas en el documento de propuestas de modificaciones legislativas de la Aedaf, presentado en rueda telemática por la presidenta de Aedaf, Stella Raventós, en la que ha dicho esperar que los partidos no utilicen como “arma política arrojadiza” la crisis y no se dejen llevar por la “demagogia” de aumentar impuestos porque el país “está muy mal”.

“No nos podemos permitir las subidas de impuestos, ya llegarán cuando las cosas se tranquilicen. No es el momento, sería realmente muy perjudicial para la economía del país dejarse llevar por subir impuestos porque hay que recaudar, eso sería un suicidio”, ha avisado, alertando de que se podría llegar a “ahogar” a las empresas.

En su lugar, ha planteado una batería de medidas, entre las que destaca el establecimiento de un tipo impositivo superreducido de IVA, pasando del 10% actual al 4%, para determinados servicios del sector turístico, como el transporte y la hostelería.

Asimismo, Aedaf plantea la introducción de una deducción por creación de empleo en el Impuesto sobre Sociedades aplicable en el territorio común del Estado, similar al introducido en el territorio histórico de Guipúzcoa, en Navarra, y en varios países del entorno, así como la adopción de incentivos fiscales en el Impuesto sobre Sociedades, en el IRPF y en el IVA, relativos a los gastos vinculados al teletrabajo.

También propone la flexibilización de los incentivos fiscales previstos para la inversión en empresas de nueva y reciente creación, con objeto de redirigir la economía española hacia “actividades de alto valor añadido y estrechamente conectadas con la revolución digital”.

FACTURAS IMPAGADAS Y PAGOS FRACCIONADOS

De igual forma, sugiere la flexibilización de los requisitos y plazos para la recuperación del IVA de facturas impagadas, con objeto de aliviar la liquidez de las empresas y adaptar la normativa española del IVA al Derecho comunitario, así como extender la ausencia de costes por IVA a todos los supuestos de donaciones y entregas de bienes de uso médico sanitario, necesarios para paliar la crisis derivada del Covid19, desde el 30 de enero de 2020.

La eliminación temporal de los límites a la compensación de bases imponibles negativas, en el Impuesto sobre Sociedades y la introducción en el territorio común del Estado de una deducción extraordinaria en el Impuesto sobre Sociedades, ligada a la reactivación económica, similar a la deducción ya introducida por la Diputación Foral de Bizkaia son otras de las propuestas.

Igualmente, pide la eliminación de los pagos fraccionados mínimos, cuya regulación ha sido recientemente declarada inconstitucional por nuestro Tribunal Constitucional, así como permitir a todo tipo de entidades, en los dos pagos fraccionados pendientes de 2020, optar por la modalidad de cálculo conforme a la base imponible del propio período.

Los asesores fiscales ven preciso flexibilizar el régimen de arrendamiento financiero en el Impuesto sobre Sociedades, para los contratos vigentes en el período 2020-2021 y una exención en Sociedades de los ingresos financieros derivados de la adquisición de deuda pública emitida por el Estado español, las comunidades autónomas, u otras entidades gubernamentales pertenecientes a países residentes en la Unión Europea, junto a una bonificación, en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, de este tipo de deuda pública.

Según el coordinador del Grupo de Expertos de Asesores Internos, Daniel Gómez-Olano, las medidas temporales no deberían suponer un riesgo de consolidación presupuestaria a medio plazo.

En cuanto a las propuestas de la AIReF, los asesores creen que no es el momento ahora de revisar las deducciones fiscales y subir algunos tipos, sino que se debe postergar para el medio plazo.

TASAS GOOGLE Y TOBIN

En cuanto a las tasas ‘Google’ y ‘Tobin’, que se votarán mañana en el Congreso, Raventós ha indicado que si hay un consenso internacional en otpño “quizá no sería conveniente” aplicar la tasa digital nacional, al tiempo que ha cuestionado las previsiones del nuevo impuestos a las transacciones financieras.

El vicesecretario de la Comisión Directiva de Aedaf, Eduardo Gracia, ha explicado que no es el mejor momento para instaurar la ‘tasa Tobin’ porque la capitalizacíon bursátil está cayendo “mucho” y podría suponer una “barrera” frente al mercado de capitales de Londres, al tiempo que ha augurado que la ‘tasa Google’ conllevará “represalias arancelarias” por parte de Estados Unidos.

Comentarios de Facebook