Pallete Telefónica

El fenómeno iSIM, una nueva tarjeta inteligente integrada en los smarthphones, no solo va a cambiar el futuro de los teléfonos inteligentes, sino que podría redefinir el mercado de las telecomunicaciones. Su implantación progresiva, a través de la patente desarrollada por ARM, ha alarmado a las altas instancias de las operadoras tanto nacionales como internacionales, según señalan fuentes del sector al MERCA2.

Aunque en realidad, el verdadero pavor es que el cambio vendrá acompañado de la entrada en el negocio de los gigantes tecnológicos, sobre todo Google o Amazon, que amenazan con devorar a unas firmas cuya estructura financiera y modelo de negocio está anclado -a veces- en el siglo pasado.

La clave de todo lo anterior hay que buscarla en las nuevas características que incluyen dicha tecnología. Por un lado, ofrece grandes posibilidades para los fabricantes de móviles dado que sus minúsculas dimensiones permiten optimizar el tamaño de los terminales. Las diferencias son evidentes, puesto que las actuales Nano SIM miden 12,3 x 8,8 mm, mientras que las iSIM apenas representan una fracción de milímetro cuadrado. Por otro lado, sus atribuciones atraen a los gigantes tecnológicos como si fuera miel. Los nuevos prototipos se incorporan dentro del sistema en chip (SoC, por sus siglas en inglés) cuyo desarrollo está ligado a las soluciones IoT (cómo sensores inalámbricos), lo que les convierte en una mina de datos.

Y ya se sabe, que no hay nada más apetecible para los gigantes como Amazon o Google que los datos. Por ello, el miedo es real. “Existe una amenaza potencial para la que no estamos preparados”, alertan desde una de las grandes telcos que operan en España. Aunque por el momento, la batalla tardará dado que las big techs avanzan perezosas y la Comisión Europea ya ha puesto barreras a su entrada en el negocio de las telecomunicaciones. Además, las ingentes inversiones necesarias en la actualidad, en relación al 5G, han disuadido una entrada más acelerada.

AMAZON YA HA DADO LOS PRIMEROS PASOS EN EL SECTOR

Pero que nadie se lleva a equívocos. Los gigantes siempre avanzan a ritmo constante, pero se mueven. Sin prisa, pero sin pausa. Así, Amazon ya está estudiando comprar activos de telecos, podría ser espectro libre o compañías con una red propia, según advierten desde Bloomberg. De hecho, el gigante que dirige Jeff Bezos tiene todavía a tiro a dos grandes operadoras estadounidense: por un lado, Boost Mobile (filial que se ha puesto a la venta para facilitar la operación entre T-Mobile y Sprint). Por otro lado, la adquisición de parte del espectro de banda de Dish Network.

El movimiento, que todavía no se ha producido, aclararía las perspectivas de negocio futuro, puesto que los analistas no se ponen de acuerdo. Así, la compra de la primera le facilitaría entrar en el negocio de prepago de las operadoras. Mientras que la adquisición de parte del espectro de banda de Dish Network le permitiría crear una firma desde cero para entrar en el sector. “Es probable que Amazon busque agregar conectividad para emparejarse con sus servicios domésticos, y la mayor probabilidad de una venta de espectro es positiva para Dish, cuya otra opción es construir una red de IoT de banda estrecha costosa para cumplir con su plan estratégico para 2020″, apunta un informe interno de Bloomberg.

DIFÍCIL 2020 PARA LAS GRANDES OPERADORAS EN ESPAÑA

La lejana amenaza que atenaza a los directivos españoles, y no españoles, no empaña una más actual: el difícil 2020 que esperan. “La gente está preocupada por la hostilidad del mercado de cara a este año”, apuntan fuentes cercanas a una de las grandes operadoras del país. El 2019 ya fue un año complicado para la mayoría de las firmas del sector, en especial, para las tres grandes debido a la fuerte competencia que empuja los precios a la baja y reduce los márgenes. De hecho, es posible que una de ellas presente unos resultados realmente malos y acapare de nuevo las dudas de los analistas, aseguran desde el sector.

El miedo que tiene nombres y apellidos. En primer lugar, el mercado español es cada vez más proclive a las ofertas low cost, lo que reduce el margen de maniobra para las más grandes. Además, esa tendencia favorece a que la competencia de los outsiders sea cada vez mayor. MásMóvil, una vez cerrado un buen acuerdo mayorista, se prevé que sea todavía más agresivo en los próximos meses, mientras que firmas como Digi son amenazas ya reales. Por último, todavía queda por descifrar el papel de Vodafone, puesto que la compañía cada vez se muestra más proclive de una línea de actuación similar a la de MásMóvil que a la de Orange o Telefónica. Sin duda, el 2020 volverá a ser un año de muchos movimientos en el sector de las telecomunicaciones.