CaixaBank

CaixaBank será la entidad española más perjudicada por el impacto del índice de referencia para préstamos hipotecarios (IRPH), si la Justicia europea declara finalmente que estas cláusulas han sido abusivas y deben eliminarse. En total, según Credit Suisse, el impacto a la banca española ascendería a 3.420 millones de euros.

Se trata de unas previsiones con escenario “conservador”, en comparación con los cálculos elaborados por Goldman Sachs, que valoró que la banca española podría tener que devolver entre 7.000 y 44.000 millones de euros

En concreto, la entidad suiza considera una exposición total de hipotecas referenciadas al IRPH por 17.000 millones de euros entre los cinco grandes bancos del Ibex, siendo Caixabank el más expuesto con 6.700 millones.

Suponiendo una retroactividad de diez años, Credit Suisse considera que el impacto bruto a Caixabank podría elevarse a 1.340 millones y el impacto neto ascendería a 938 millones, es decir, un 6% de la capitalización.

SANTANDER Y SABADELL, AFECTADAS

Tanto Santander como BBVA, ambos expuestos en 4.000 millones podrían sufrir impacto bruto de 800 millones, equivalente a unos 560 millones después de impuestos, afectando a su capital un 1% y 2%, respectivamente.

En cuanto al impacto a nivel de capitalización, Bankia es la segunda entidad a la que más afectaría este escenario propuesto por Credit Suisse, con un 3%. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri que estaría expuesta a 1.600 millones en hipotecas con IRPH, podría pagar unos 320 millones brutos (224 millones después de impuestos).

Bancos

BBVA, Caixa y Santander quedarán fuera de los movimientos corporativos

Los tres grandes bancos españoles, BBVA, CaixaBank y Santander, son los que menos posibilidades tienen de entrar en los movimientos corporativos que no paran...

Por último, Sabadell es la entidad bancaria con menor exposición entre los grandes cotizados españoles con 800 millones de euros en hipotecas referenciadas alIRPH. De esta forma, la firma suiza cuantifica en 160 millones el impacto bruto para la entidad catalana (unos 112 millones netos), equivalentes al 2% de su capitalización.