XTB

Si estamos decididos a ser un inversor por dividendos, debemos saber que el horizonte temporal es el largo plazo, por lo que debemos considerar varios aspectos. Por un lado, hay que tener presente que las circunstancias cambian y afecta directamente al potencial de los diferentes sectores. De esta manera debemos ser capaces de rotar nuestra cartera a acciones con alto dividendo y potencial de crecimiento. Por el otro, no podemos dejar de prestar atención a los gastos en los que va a incurrir nuestra operativa.

Teniendo en cuenta que vamos a mantener posiciones a largo plazo, como inversores minoristas, es importante reducir los costes derivados de nuestras acciones lo máximo posible. En este sentido, contar con un intermediario que no cobre comisiones de custodia de las acciones es bastante importante. El mercado de la intermediación ha crecido mucho durante la última década, lo que ha permitido una mejora sustancial en las comisiones.

XTB anunció a principios de octubre que no cobrará comisiones en la compra de acciones y ETF´s en todas las operaciones mensuales hasta 100.000 euros. Además no cobrará comisión de custodia hasta 250.000 euros, ni por el pago de dividendos. Escoger un bróker adecuado a nuestra operativa es tan importante como seleccionar las acciones para nuestra cartera.

La mayor especialización de los clientes minoristas ha impulsado el nacimiento de nuevos brokers que ofrecen mejores comisiones, herramientas de análisis y formación. Este movimiento del Bróker XTB ha desplazado a las entidades bancarias, generando una mayor competencia y transparencia donde los mayores beneficiados han sido los pequeños inversores.

Desde un punto de vista del inversor de “a pie”, cuando se realiza la compra de una acción, se pueden obtener beneficios mediante dos formas: a través de la revalorización del precio de la acción y a través del cobro de dividendos. Utilizar la estrategia de invertir por dividendos necesita de una gestión dinámica, ya que las circunstancias de cada empresa pueden cambiar dependiendo de la coyuntura económica. Una acción, a diferencia de un bono, no asegura el cobro periódico de un cupón. Aunque no es lo más común, una empresa puede decidir de la noche a la mañana, y a su absoluta discreción, recortar o suprimir totalmente el pago de dividendos a sus accionistas.

Con ello, debemos dejar claro que esa compañía no estaría incumpliendo ninguna cláusula ni contrato, ni ello significaría que la situación o solvencia de sus balances se comprometiese. Incluso, el reparto de dividendos puede verse trastocado debido a una norma o recomendación nueva. Sin ir más lejos, recientemente hemos visto cómo el BCE obligó a suspender el pago a la banca con la intención de que preservarán la máxima liquidez posible.

El inversor debe entonces buscar compañías que tengan buena rentabilidad por dividendo y buenas perspectivas que le ayuden a mantener el pago periódico y a seguir creciendo. No es eficiente invertir en una compañía que nos pague un buen dividendo si consideramos que ese pago a largo plazo no es sostenible. Una situación así conlleva que los rendimientos recibidos por los pagos periódicos correspondientes a los dividendos no compensen la caída en el precio.

Las claves que hay que tener en cuenta para seleccionar este tipo de valores son buscar empresas que tengan un buen comportamiento a largo plazo, descartando siempre las que sufran una elevada volatilidad. Es muy importante ver que el dividendo va a ser sostenible en el futuro, viendo como la cifra de negocio crece, los gastos crecen a un menor ritmo y el nivel de endeudamiento se mantiene bajo. Todo ello acompañado, si fuese posible, de un dividendo históricamente creciente en términos absolutos.

Las acciones de compañías energéticas son ejemplos muy claros. Pertenecen a un sector con altas barreras de entrada, lo que permite a sus participantes tener unos ingresos estables. La demanda de estos servicios es inelástica, ya que no sufre grandes variaciones ante la subida de precios. La propia naturaleza del sector hace que su cifra de negocio no esté fuertemente correlacionada con el devenir de la economía, puesto que proveen bienes y servicios a los que no se suele renunciar ni en los peores momentos de las crisis económicas. Estas empresas tienen menos posibilidades para expandirse debido a la madurez del mercado por lo que optan por repartir los beneficios.

En brokers como XTB, puedes abrir tu cuenta totalmente online en tan sólo 15 minutos y empezar a invertir. El proceso es muy sencillo, únicamente tienes que entrar en su web y seguir el proceso de apertura de Cuenta, Están regulados en España por CNMV y atesoran un Equipo de profesionales como respaldo con una de las mejores tecnologías de inversión a través de su Plataforma xStation.