bolsa y trading

Si nos atenemos a lo que ha ocurrido en grandes crisis anteriores, podemos decir que “lo peor aún está por llegar”. El movimiento del mercado (muy volátil) ha sido de fuerte caída, gran rebote y caída de nuevo “para terminar por hundir el sentimiento de los inversores”. Lo que viene acompañado a posteriori de un nuevo ciclo de aumento de confianza y compras. Así lo explica Sergio Ávila, analista de IG en un desayuno organizado por MERCA2 sobre la “Inversión en tiempos de coronavirus”.

En su opinión “el peor momento vendrá cuando veamos la quiebra de alguna empresa importante”. Los casos de coronavirus siguen aumentando y con ello el número de fallecidos a nivel mundial, “mientras este problema sanitario no se solucione, veo complicado que los inversores retomen la confianza”.

De hecho “aún no hemos visto el fin de las caídas”. Los sectores que más están sufriendo son el turístico (aerolíneas, hoteles, resorts y casinos), energético (petróleo y gas), industrial y financiero, sobre todo los bancos europeos. Y quienes “mejor están aguantando el chaparrón” son las farmacéuticas, cuidados de salud, equipos electrónicos e informáticos o equipamiento médico. “Pero todas las industrias han caído y pueden seguir haciéndolo”.

ESTAMOS PEOR QUE EN 2008

Según Ávila, la crisis “ya ha comenzado y será peor” que la de 2008. Los bancos centrales tienen menos munición que entonces. Además, la de hace 12 años vino por la quiebra de Lehman Brothers, pero en esta ocasión puede haber un mayor número de quiebras.

Y la razón no es otra que la falta de actividad económica por una epidemia, en concreto por un virus que se contagia de manera exponencial y que es complicado frenar. Solo se puede con medidas que conllevan la paralización de la economía.

A todo ello, se une el exceso de deuda de los gobiernos que puede llevar a tensiones en los mercados de renta fija soberana y de muchas empresas que han sido muy complacientes en un entorno de tipos de interés bajos.

SERÁ PEOR SI SE ALARGA EL VIRUS

Por su parte, Iván Díez, Country Head de Groupama AM en España señala que “todo está condicionado a la duración y la magnitud de la crisis del Covid-19”, que ya afecta a 140 países. Si la propagación del coronavirus continua, y por mucho tiempo, seguirá hundiendo a los activos de riesgo.

Lo que tiene claro es que la epidemia nos lleva a una recesión que se esperaba para 2021, y va a ser global. En sus cálculos está que la economía china crezca este año un 5%, su menor nivel desde 1981. Y que los países desarrollados entren en recesión en el segundo y tercer trimestre de este año.

Las medidas de contención “tendrán un impacto muy significativo” tanto en las empresas (industriales y de servicios) como en los hogares. Si bien, a la contracción de la oferta se le añade una ralentización de la demanda. Y la incertidumbre “está lastrando” el consumo privado y la inversión empresarial.

RECUPERACIÓN

Sin embargo, el de Groupama AM entiende que una vez que la epidemia se haya estabilizado, habrá tres factores que contribuyan a una recuperación significativa de la actividad.

Primero, será necesario “ponerse al día”. Segundo, los países importadores de petróleo se beneficiarán de un “choque histórico de petróleo”. Tercero, las políticas económicas específicas acompañarán esta recuperación.

De momento, los principales bancos centrales han tomado medidas ante el riesgo de que la liquidez se agote en el sistema financiero. También han suavizado sus condiciones monetarias y casi 20 bancos centrales han bajado los tipos de interés en los últimos 15 días.

A su vez, muchos países han propuesto medidas específicas para responder al shock. En la mayoría de los casos, se trata de herramientas destinadas a evitar la pérdida de mano de obra y los impagos en los sectores más afectados, como el turismo, el transporte, la logística, el ocio y la automoción.

NO HAY ESQUEMA RACIONAL

Más tajante se ha mostrado Gonzalo Rengifo, director general para Iberia y Latam de Pictet AM. “El mercado está roto, no hay esquema racional”. El Ibex cae más del 35% en el año, “deberíamos estar construyendo cierto suelo”, pero serán los datos de la pandemia “los que guíen el camino” más que los datos económicos.

En el corto plazo habrá una “volatilidad alta” y sin dirección clara. Señala que oportunidades de inversion “hay siempre”, en empresas de calidad. Pero ahora hay que pensar más en el largo plazo y no hay que hacer “movimientos bruscos”.

En su opinión, la crisis actual tiene más que ver con la de 2011, “con el ataque a las Torres Gemelas”, donde el mercado entro en pánico. A nivel macroeconómico “va a haber un golpe importante” en la economía, pero va a ser coyuntural, no estructural.

Y cuando la pandemia se controle, habrá países y regiones que entren claramente en recesión. Durará entre 1 y 3 trimestres, después la actividad se recuperará. “Será una etapa, la recesión es técnica” concluye.

Comentarios de Facebook