Hace tres años y medio cesaban las emisiones a nivel nacional de Intereconomía TV, joya de la corona del grupo fundado y presidido por Julio Ariza. Este hecho evidenciaba la tormenta que se avecinaba en un grupo que consiguió un gran nivel de influencia en la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero gracias a sus tertulias televisivas, complementadas en aquel entonces por tres radios, un periódico estatal, varios portales digitales, una productora de cine, una editorial de libros, tres revistas, etc. Pero el látigo de Zapatero no ha tenido más remedio que replegarse y cerrar varias de sus empresas tras haber concatenado concursos de acreedores, demandas, denuncias de impago, desahucios y centenares de despidos. No ha sido fácil digerirlo para Ariza, que sin embargo no ha abandonado el barco y se mantiene al frente del timón de un grupo que vuelve a aparecer en la lista de morosos de Hacienda con una deuda de 13,2 millones de euros, más de dos millones de euros más que el año anterior. Tampoco ha ayudado a mejorar la caja “intereconómica” la demanda ganada por Josep Pedrerol en los tribunales. Ahora Ariza deberá indemnizar al ex presentador de ‘Punto Pelota’ con una cantidad cercana a 600.000 euros.

Julio Ariza también anunció demandas al que se atreviera a publicar que él chantajeó a Rajoy con un vídeo de un empresario que reconocería pagos irregulares al Partido Popular a cambio de un millón y medio de euros, hipótesis que trascendió por una conversación telefónica aireada de Ignacio González en la Operación Lezo. Estas informaciones han sido también desmentidas por otros personajes. Pero no todo son malas noticias para Intereconomía, que acaba de rediseñar su periódico digital, La Gaceta, proyecto en el que Julio Ariza ha relevado a Kiko Méndez-Monasterio como director. La intención de Intereconomía es despolitizar el diario, hacerlo más accesible al lector y emprender acuerdos comerciales con terceros. El empresario navarro ha colocado como número dos a Rosa Cuervas Mons, manteniendo en el proyecto a firmas como José Javier Esparza, Pío Moa, Carlos Esteban, Rafael Bardají, Óscar Elía o Jaime Revès. La Gaceta es sin duda uno de los proyectos más viables del holding y la intención de Intereconomía es mantenerlo como su faro informativo y opinativo en prensa, ya que La Gaceta de los Negocios en papel, Época o ALBA ya cerraron.

Intereconomía sigue luchando contra el temporal tras haber sufrido la crisis en carne propia

También se ha llevado un respiro el grupo gracias a los extraordinarios números de Radio Intereconomía en el EGM: 42.000 oyentes diarios, con ‘Capital Intereconomía’ de Susana Criado despertando a 25.000 fieles cada mañana, cifras con las que duplica a Luis Vicente Muñoz en Capital Radio. En el apartado televisivo las fuerzas siguen centradas en hacer resurgir Intereconomía TV, pequeña televisión pero con una evidente apuesta por la actualidad y la producción propia. Con ‘El Gato al agua’ como formato estrella y más de diez en directo, la cadena intenta recobrar el brillo de antaño. Es cierto que los números de Intereconomía son para echarse las manos a la cabeza por sus más de 90 millones de euros de deuda, pero Ariza ha demostrado en más de una ocasión una extraordinaria habilidad para “sacar agua de las piedras” (Losantos dixit). También es cierto que la evidente influencia de Intereconomía en el espectro ideológico del centro-derecha y en el campo económico podrían ayudar al resurgimiento de un grupo que cuenta en la actualidad con varias áreas de trabajo en números negros, en especial las radios y los digitales. Ariza sigue creyendo en el proyecto y su experiencia y bagaje le avalan. Suerte…y al toro.