online

La inteligencia artificial forma parte de la vida cotidiana, ya sean en los sistemas de gestión de la casa, como es el caso de la domótica, o los asistentes virtuales como Alexa o Siri.

A través de la inteligencia artificial es también posible analizar las preferencias de los usuarios online para poder mejorar la experiencia de navegación y ofrecerles servicios personalizados, como sucede, por ejemplo, en plataformas como YouTube o Netflix. Estas plataformas utilizan algoritmos que permiten considerar las búsquedas precedentes y sugerir nuevas recomendaciones acordes a los gustos identificados.

La inteligencia artificial aplicada al mundo del juego

Uno de los sectores que busca integrar la inteligencia artificial a las ofertas actuales es el del juego. En efecto, a través del análisis de las preferencias de los usuarios los operadores logran personalizar tanto la publicidad como la oferta de juegos, incluso en tiempo real. De este modo, los jugadores tendrán a su disposición todos las opciones correspondientes a sus gustos y hábitos de juego.

El mismo algoritmo comunicará al usuario la duración de la sesión de juego para que este no sobrepase los límites predeterminados. Debido al conocimiento del comportamiento y de las preferencias de los usuarios, también los bots de servicios al cliente podrán proporcionar información más precisa y soluciones más rápidas a los problemas indicados, para ser cada vez más relevantes y receptivos.

Perspectiva de la inteligencia artificial en el juego online

La inteligencia artificial podría revolucionar totalmente el mundo del juego, basta pensar en las aplicaciones de gran éxito de tecnologías innovativas como la realidad virtual que ha dado vida a experiencias de juego impensables un tiempo atrás. Por ejemplo, en el casino online de Sisal.es, existen ruletas en vivo que permiten al jugador acceder a las salas virtuales que reproducen fielmente los auténticos casinos tradicionales con el crupier real que dirige el juego y con el cual los jugadores pueden interactuar a través del chat.

Gracias al desarrollo de la parte hardware (visores de realidad virtual, sensores de movimiento o controladores), tanto como de la parte del software que corresponde a algoritmos y programación, en los próximos años la distancia entre la realidad y el juego será cada vez más sutil.