El sector inmobiliario se encuentra todavía en un estado de desarrollo digital muy inicial, según una de las conclusiones del director de operaciones (COO) y responsable de transformación digital de CBRE España, Carlos Casado, sobre los resultados del informe ‘Madurez digital del sector inmobiliario’, elaborado por la promotora inmobiliaria.

Otra de las conclusiones del estudio en la que han participado 97 máximos responsables en materia de digitalización para el sector es que la madurez digital y de innovación del sector inmobiliario es todavía baja. Sin embargo, el informe apunta que hay una voluntad en esta industria por digitalizarse más y mantener o incluso aumentar la inversión en digitalización, ya que se reconoce de forma generalizada que tendrá un impacto positivo en sus ingresos en los próximos cinco años.

Además, Casado ha destacado que la digitalización del sector es también “clave” para una comercialización multicanal, para una gestión “más eficiente” y para una toma de decisiones de inversión basadas en datos, presentes y futuros, tradicionales del sector y nuevos datos que se centran en la mejora del valor para usuario, empresas ocupantes y propietarios.

Al ser preguntados los encuestados sobre qué medidas tomarían para acelerar la transformación digital en España si estuvieran en el Gobierno, el sector lo tiene claro: incentivos fiscales, financiación y formación en desarrollo de nuevas tecnologías.

MAYOR VOLUNTAD DE DIGITALIZACIÓN

Según los resultados de la encuesta de CBRE, siete de cada diez encuestados (73%) cree que la pandemia y sus consecuencias ayudarán a acelerar la transformación digital, mientras que solo el 4% cree que la desacelerará. Según CBRE, esto demuestra la importancia de la digitalización en estos momentos, especialmente en los nuevos entornos omnicanales de ‘retail’ y oficinas, debido a la necesidad de que el teletrabajo funcione sin problemas.

En este sentido, la voluntad de digitalización de las compañías del sector inmobiliario es evidente. El 85% han, como mínimo, mantenido su inversión en digitalización entre 2019 y 2020, lo cual es “una buena señal de la apuesta del sector”. Además, un 83% considera que la inversión en digitalización impactará en sus ingresos en los próximos cinco años.

DIFICULTADES EN EL PROCESO DIGITAL

El sector es crítico con la madurez digital de sus negocios: un 42% se atribuye una puntuación de entre 0 y 3 sobre 10 y un 48% tiene previsto superar el aprobado en tres años. La mitad de los encuestados consideran que los tres aspectos esenciales en esta hoja de ruta hacia la digitalización son el marketing digital, la mejora de la experiencia de cliente y la optimización de procesos internos.

En este sentido, el 30% de empresas no tiene una hoja de ruta digital, y es que las principales barreras que se encuentran estas compañías hacia la digitalización son la cultura y la gestión del cambio, así como los costes de inversión.

De cara a afrontar este camino, muchos de ellos no cuentan con los equipos esenciales: el 46% cuenta con soporte tecnológico, el 38% con marketing digital y el 35% con equipos externalizados. Además, hasta un 31% de los encuestados ni siquiera cuenta con ningún tipo de equipo digital.