El inesperado as bajo la manga de Cataluña para declarar su independencia
Angel Garcia/Bloomberg

Esteban Duarte para Bloomberg

El vicepresidente de Cataluña, Oriol Junqueras, sostuvo que el gobierno regional tiene un arma en su lucha por la independencia que aún no ha explotado: aprovechar la necesidad de España de efectuar pagos de la deuda.

El presidente Mariano Rajoy eventualmente tendrá que dejar que el gobierno secesionista de Cataluña controle la recaudación de impuestos porque necesita su ayuda para garantizar que el estado español pueda mantener su deuda pública de 1,2 billones de euros, observó Junqueras, quien también es jefe de política económica en la región, a través de una entrevista.

Estamos convencidos de que el gobierno español no tiene interés en aparecer como alguien que irrespeta sus compromisos con terceros”, aseveró Junqueras, quien está a cargo de las políticas de presupuesto y economía. Eso terceros incluyen a inversores en bonos.

Puigdemont

Cataluña puede poner en riesgo el auge de fusiones y adquisiciones

Los negociadores españoles que venían disfrutando de un auge en el área de las fusiones y adquisiciones este año han encontrado un problema inesperado:...

Junqueras tiene mucho camino por recorrer para convencer a los inversores en renta fija de que su lectura de la política es más astuta que la de Rajoy. En septiembre pasado, el poder de los rebeldes de Cataluña sobre el presupuesto dio un salto atrás cuando el Ministerio de Presupuesto nacional tomó control sobre los pagos públicos y estableció salvaguardas contra el uso del dinero de los contribuyentes para financiar el separatismo.

Este sábado, España planea invocar un oscuro artículo en la Constitución para así aprovechar un poder sobre la administración de Barcelona.

Según la ley española, el gobierno central recauda la mayoría de los impuestos y luego distribuye los fondos a las administraciones regionales

Al mismo tiempo, Junqueras habla por su gobierno. El parlamento de la región aprobó en septiembre una ley de transición para separarse de España, que deja la responsabilidad de pago de su parte de la deuda nacional a futuras negociaciones. Si bien la ley fue anulada por el Tribunal Constitucional de España, el Congreso regional aún no la ha rescindido.

Recaudación de impuestos

“Seremos garantes de los servicios sociales siempre que tengamos la capacidad de recaudar impuestos”, comentó Junqueras. Dijo que el gobierno central no tiene los medios para proporcionar los servicios a los que los ciudadanos tienen derecho.

La economía regional más grande de España proporciona alrededor del 20% de la producción del país, por lo que el gobierno central necesita la contribución de los catalanes para el servicio de deuda nacional, que coincide aproximadamente con el tamaño de su economía de 1,1 billones de euros. Según la ley española, el gobierno central recauda la mayoría de los impuestos y luego distribuye los fondos a las administraciones regionales.

Rajoy

Rajoy se decanta por un Gobierno de concentración para Cataluña

Salvo que de aquí al próximo jueves a los dirigentes catalanes les entre de pronto un tan inesperado como sorprendente ataque de sentido común,...

Los esfuerzos previos de Cataluña para aprovechar la carga de la deuda pública española no han funcionado. Su campaña de presión fue socavada una vez que la economía española ha crecido fuertemente durante años y el país se ha beneficiado de las tasas de interés muy bajas creadas por las políticas de estímulos sin precedentes del Banco Central Europeo desde 2012.

La administración catalana ya está a cargo de servicios básicos como salud, educación, policía y cárceles. Y quiere que España entregue toda la recaudación de impuestos en un acuerdo para garantizar su independencia. A cambio, Cataluña garantizaría que los servicios públicos continuarían, según Junqueras, y asumiría una parte de la deuda nacional española.

Comentarios