industria del juego

Dentro del sector del entretenimiento, la industria del juego es una de las que más impacto han tenido en nuestra economía nacional en los últimos años. La popularidad de juegos como el póker o las apuestas ha ido variando a lo largo de la historia, pero no cabe duda de que, en su evolución, han tenido gran importancia los avances tecnológicos. Estos han sido especialmente relevantes en la era de los casinos online, con mayor accesibilidad y fiabilidad que nunca, acelerando su impacto tanto en la economía como en la sociedad española.

Podría decirse que las plataformas de casino en línea y la lotería nacional son algunos de los juegos de azar más populares en España. Como veremos en este artículo, el sector pasó por un momento crítico hace unos años, pero las circunstancias actuales han sido realmente favorables para su remontada. La nueva normalidad ha despertado el interés de más y más jugadores, que han encontrado en este entretenimiento online la mejor forma de distraerse en un momento tan crítico.

¿Cuáles son los orígenes de la industria del juego en España?

Los orígenes de la industria del juego en España podrían encontrarse en la primera edición de la Lotería Nacional, celebrada en 1763 y considerada uno de los sorteos de dinero público más antiguos de la historia. Nació como una forma alternativa de conseguir fondos para el Estado, algo que sigue aplicándose en la actualidad, aunque aquellos que participan suelen verlo solo como una posibilidad de embolsarse millones de euros si la suerte está de su parte.

Otro pilar de esta industria son los casinos. Los juegos de azar son una forma de ocio que lleva formando parte de nuestra historia y sociedad desde hace muchos siglos, pero no fue hasta la Edad Media que se reconocen los primeros salones de juego. En España, estos han ido evolucionando y han pasado por momentos delicados como su prohibición durante las dictaduras de Primo de Rivera y Francisco Franco. Con la llegada de la democracia, también lo hizo la apertura de casinos físicos por todo el territorio.

¿Cómo hemos llegado hasta la situación actual?

Puede que en España no existan complejos con restaurantes, hoteles y salas de fiesta como los casinos de Las Vegas o Mónaco, los más conocidos del mundo. Sin embargo, la popularidad de las salas de juego en nuestro país es innegable. Su regularización en los años setenta hizo que el número de establecimientos dedicados a esta actividad de ocio aumentara considerablemente, aunque quizás fuera imposible predecir la llegada de un rival muy directo que revolucionaría el sector.

Estamos hablando de los casinos online. La sociedad en general ha pasado por un proceso de digitalización en las últimas décadas que, lógicamente, también ha repercutido a la industria del entretenimiento y, por ende, en los juegos de apuestas. Se considera que el primer casino en línea nació en 1994 en Antigua y Barbuda. En España, sin embargo, tuvimos que esperar un poco más. Lo que está claro es que la tecnología seguirá revolucionando el sector de forma constante, con tecnologías como la realidad virtual, la realidad aumentada o la inteligencia artificial en el punto de mira.

El impacto económico de la industria del juego

El juego online cuenta con muchas ventajas. Sin embargo, el beneficio más destacado de esta industria es, sin duda, su impacto en la economía del país. No solo proporciona horas y horas de diversión a un gran número de españoles, sino que además repercute positivamente en las arcas estatales. Hace un año conocíamos que el sector del juego consigue mover más de 40.000 millones de euros al año. Las empresas del sector facturaron, en 2018, más de 9.400 millones de euros, lo que supuso el 0,9 % del PIB ese año.

Si nos centramos únicamente en el juego en línea, los beneficios conseguidos en España fueron de 749 millones de euros en 2019. Son datos de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), que también informa sobre la tendencia al alza respecto al año anterior (concretamente, se registró un 7,15 % más que en 2018). Según datos más recientes, el juego online consiguió crecer un 17,7 % en el segundo trimestre de 2020, habiendo ingresado un total de 208,9 millones de euros.

La industria del juego, gran generadora de empleo

Es cierto que estas cifras puede que no aporten gran información a los ciudadanos de a pie, que en su día a día no notan tal impacto. Sin embargo, sí que es posible empatizar con el gran número de puestos de trabajo que crea la industria del juego. En 2018, por ejemplo, el sector ofreció empleo a más de 84.700 españoles de manera directa (es decir, trabajadores en casinos y establecimientos de apuestas deportivas), mientras que el juego también generó unos 167.000 empleos indirectos.

La importancia del e-commerce

Antes hacíamos referencia al papel de la tecnología en la evolución del sector del juego, algo que es cierto tanto a nivel nacional como fuera del país. Más allá del aprendizaje automático para mejorar la experiencia del usuario, la industria ha tenido que invertir en tecnologías para poder realizar transacciones online que faciliten las apuestas en plataformas en línea y al mismo tiempo protejan la privacidad de sus usuarios. Todo esto, además, ha abierto la industria a un sector del mercado laboral impensable con la regularización de los casinos físicos hace ya varias décadas.

La introducción del mundo cibernético en la industria del juego también ha permitido el empleo de nuevas estrategias de marketing y publicidad, para así llamar la atención de nuevos usuarios de forma fácil y rápida. Uno de los métodos más populares son las clásicas promociones y descuentos que ya se aplican en todas las modalidades que ofrece este sector.

Este es el caso de los bonos de casino. Aunque a día de hoy existe una gran variedad, todos ellos ofrecen una serie de recompensas a los usuarios de cada una de las plataformas de juego. Los mismos, a cambio de ciertas horas de juego, abrir una cuenta o incluso invitar un amigo, reciben dinero y facilidades para seguir apostando durante más tiempo. Otro avance tecnológico que hace que nuestra experiencia como usuario sea mucho más completa.

Con más de 20 siglos de historia, la industria del juego ha pasado por altibajos. Sin embargo, pese a las dificultades, hoy en día está viviendo un momento de esplendor. No sorprende que el sector también haya decidido digitalizarse, algo que ha demostrado ser una buena decisión a lo largo de los años. Generando todavía más empleo, su impacto en la economía española no para de crecer.