Los platos rotos de Cataluña: ¿cuál es el costo de la crisis para España?
Angel Garcia/Bloomberg

María Tadeo para Bloomberg

Cataluña continuará contabilizando el costo de su impulso hacia la independencia, según BBVA Research.

El banco con sede en Madrid considera que la economía catalana está por detrás del desempeño de España en general, ya que los indicadores apuntan a una debilidad en todos los ámbitos, desde la creación de empleo hasta el gasto del consumidor.

El departamento de investigación del prestamista considera que Cataluña, la mayor economía regional, crecerá un 2,1% este año en comparación con un pronóstico del 2,5% para toda España.

BBVA ha indicado que la incertidumbre política relacionada con el impulso de la región para la independencia unilateral está pesando sobre el crecimiento. La expansión en el primer semestre de 2018 será inferior a la media en los últimos tres años, con todos los principales indicadores económicos detrás de sus estimaciones antes del referéndum ilegal de octubre, según BBVA.

Un Gobierno vía Skype: Cataluña intenta esquivar el control de Madrid

Un Gobierno vía Skype: Cataluña intenta esquivar el control de Madrid

Cataluña ha visto un referéndum ilegal, un presidente rebelde y una toma de poder por parte de Madrid en los últimos meses. ¿Qué tal un gobierno por Skype?

Las predicciones de BBVA se producen cuando el parlamento catalán se prepara para elegir a su próximo presidente regional con todas las miradas puestas en el derrocado líder Carles Puigdemont, quien insiste en asumir el cargo desde su exilio autoimpuesto en Bélgica.

Quien forma la nueva administración será clave, según BBVA. El gobierno central de Madrid advirtió que Puigdemont no puede gobernar si no está físicamente en España.

BBVA también recortó su pronóstico de crecimiento para España en noviembre, citando las tensiones políticas derivadas del referéndum. Se predice una expansión del 2,5% este año, frente al 2,8% en un informe anterior. También recortó su proyección para 2017, pronosticando un crecimiento del 3,1%.

Si bien los mantuvo sin cambios en estos niveles más bajos en su último informe, dijo que el impacto en el conjunto de España por la crisis catalana había sido limitado.