Las infusiones son el complemento ideal para que nuestras dietas tenga verdadero efecto en nuestro cuerpo. Se trata de un producto natural que aporta grandes beneficios a nuestra salud. Para que nuestro organismo pueda aprovechar sus propiedades, es necesario convertir su consumo en un hábito. A largo plazo, se siente la mejora tanto por dentro como por fuera.

Hoy en día, podemos encontrar en el supermercado una gran variedad de infusiones, para todos los gustos y para todas las necesidades. Por eso no es de extrañar que existan sabores tan peculiares como la infusión de tarta de queso o la infusión de frutas Hot Love de Pompadour, lista para un momento muy caliente en pareja.

¿Para que se usan las infusiones?

Infusión en teteraDesde tiempos ancestrales, las infusiones se han usado para acabar con todo tipo de dolencias. Aún en la actualidad es una práctica muy común que muchos médicos recomiendan. Esta solución natural no tiene efectos secundarios, como sucede con los medicamentos químicos, así que podemos ahorrarnos la lectura de ese prospecto, largo, tedioso y gafe.

Casi todas las plantas medicinales son solubles cuando las sumergimos en agua. Por esa razón, cuando infusionamos unas hierbas en agua caliente, extraemos las propiedades de la planta para su ingesta. El resultado es una bebida fresca, revitalizante y muy sana, siempre que no se cometan excesos. Como en todo, el consumo desmedido de un complemento, puede ser contraproducente para la salud.