España batirá récord histórico de recaudación en 2021. Quizá ayude la subida de impuestos que viene, ya se sabe que aquí nunca se recauda lo necesario, pero la fuerza impulsora será otra: la ingente cantidad de millonarios que ha dejado el covid-19. Un hecho que podría sonar curioso, tras una crisis de esa envergadura, pero tras cientos de testimonios de lo fácil que es hacerse rico sorprendería (y mucho) que éstos y aquellos que siguen sus caros consejos no lo hayan conseguido. Más si cabe, como han demostrado cientos de anuncios con gente muy seria, que cuando se invierte adivinando figuras y dibujando muchas líneas rectas nunca se pierde dinero en bolsa.  

En realidad, no. Como se habrá dado cuenta la mayoría (que siga leyendo) no era más que simple ironía. España muy probablemente estará peor el año que viene, una vez se ejecuten despidos y se suban impuestos. Y aquellos que raudos acudieron a Bolsa en su gran mayoría no serán ricos, sino más pobres. De hecho, ocho de cada diez, de media, perderán dinero. Aunque, sí habrá más millonarios, claro. En concreto, aquellas compañías que más han invitado a los usuarios a lanzarse a las bolsas: los llamados bróker como IG, Plus 500, CMC o XTB.

Aunque eso sí, algunos parecen que han tenido más respaldo de los inversores que otros. En esta pugna, XTB aparece como uno de los ganadores, mientras que IG Markets aparece como el perdedor. Al menos, cuando se acude al mercado para ver el desarrollo del valor bursátil que han mantenido los más importantes de España. Así, el primero ha tenido una revalorización del 360% desde el valle de la crisis, el 16 de marzo, mientras que el segundo apenas ha ganado poco más de un 35%.

IG EL PEOR ENTRE LOS GRANDES BROKERS DE ESPAÑA

La triste revalorización de IG no solo contrasta con la explosión de XTB, sino que también está muy lejos de sus dos grandes competidores, ambas cotizan en el mercado británico, CMC y Plus 500. De hecho, la primera en bolsa está a punto de doblarse, lo que supone casi triplicar a IG, mientras que la revalorización de la segunda supera el 80%. La lectura más sencilla, aunque quizás habría que ver los canales alcistas o si hay una figura de esas de hombro cabeza, es que todas ellas son capaces de captar más clientes y más ingresos.

Además, de que se las percibe como más confiables y seguras para invertir a más largo plazo. De hecho, si ampliamos el espacio temporal hasta las 52 semanas, que al parecer también es un indicador esencial, la revalorización de IG, del 38%, es ridícula frente al resto: Plus 500 ha subido un 145,7%, en el caso de CMC alcanza el 197,3% y XTB se ha disparado hasta un 251,3%. A la vista de los datos, que son bastante concluyentes, quizás alguno de los analistas de la primera ha advertido que apostar por una de sus competidoras era una gran idea.

EL ARTE DE HACER PERDER A TUS USUARIOS

Pero, el punto álgido de este tipo de plataformas es que muy pocos usuarios son capaces de ganar dinero operando con ellas. De hecho, los últimos datos que ofrecen dichas compañías, obligadas por el regulador, apuntan a que ocho de cada diez inversores pierde dinero con ellas. En el caso de IG la cifra alcanza el 76%, para XTB es del 79% y para Plus 500 alcanza el 80,5%. Una parte de esas pérdidas van a parar a sus holgadas cuentas, al final en la inversión el pago de comisiones (sea de cualquier tipo) influye. Aquí entran las llamadas triquiñuelas de estos brokers que, en muchos casos, despierta el recelo de los inversores más profesionalizados y que sin embargo desde las mismas se proclama que no son más que leyendas.    

El punto central sobre el que se sostienen las ganancias de estas plataformas son los llamados CFDs, contratos por diferencias, con los que se operan. Con ellos, los usuarios pueden operar cualquier tipo de acciones sin tener que adquirir las mismas, por lo que el precio nunca es real del todo, y sin tener el dinero necesario. La segunda es que la gran mayoría de las comisiones que reciben provienen de la diferencia que cobran entre la orden de comprar y la de vender, llamado spread entre Bid y Ask. Por lo qué a más operaciones y a mayor spread, más beneficios.

Por ello, muchos inversores culpan a los brokers siempre se les culpa de hacer las llamadas barridas de stop, orden automática de venta, que disparan la actividad y la volatilidad. También, la concepción de que las horquillas patinan que no es más que ampliar artificialmente el spread, un par de céntimos. Por último, como permiten operar con mucho más dinero del real, normalmente el apalancamiento es de 1:30, las comisiones por operar índices se disparan o también cobran por prestar ese dinero.  

Comentarios de Facebook