IE University cree que será “muy difícil” para la economía española “evitar la recesión” al final del año ante el impacto de la expansión del virus Covid-19 en el país, por mucho que se pongan en marcha medidas para “remontar” la caída de la actividad durante estos meses.

Así lo ha manifestado su profesor Fernando Fernández en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha señalado que con la suspensión de actividades y la previsiones que se manejan “la campaña de verano está significativamente tocada” y que a Europa, a la hora de afrontar esta crisis “le queda mínimo un trimestre perdido”.

A la hora de afrontar las posibles medidas, Fernández ha apostado por “revisar las prioridades presupuestarias y la política económica” y “rehacer el cuadro macroeconómico, mental y político” pues, ha señalado, “la situación no es la misma que cuando entró el Gobierno”.

“No podemos ofrecer más derechos si no podemos garantizar los existentes”, ha subrayado, cuestionando en este sentido si medidas de mayor gasto social, como la mejora de las pensiones, no se pueden aplazar hasta afrontar esta crisis.

“GANAR LA BATALLA EN EUROPA” Y CONTENER EL DÉFICIT

El profesor de IE University ha señalado la importancia de no poner en cuestión la Unión Monetaria, no descuidar la prima de riesgo y que toda medida de apoyo se haga en el marco de un plan común europeo, como un programa de ayudas fiscales, un fondo de desempleo común, como el que ha venido defendiendo el Gobierno español, o las garantías de liquidez al sector financiero.

Asimismo, ha destacado la importancia de que ningún criterio regulatorio impida a los bancos garantizar la liquidez en la economía en lugar de destinar más capital a provisiones, y que el Banco Central Europeo (BCE) trabaje en contener posibles subidas de la prima de riesgo de los países más afectados por la crisis, como Italia y España, con la compra de bonos de deuda.

Por ello, Fernández cree que el Gobierno debe dedicar buena parte de sus recursos “a ganar la batalla en Europa” y que se acabe llevando a cabo una política común que permita compartir los riesgos entre los diferentes Estados de la Unión, con flexibilización del control fiscal, pero también con restricciones. “No se puede pretender salir de esta crisis con un déficit al 10%”, ha dicho, aunque asume que el déficit “se disparará radical y necesariamente”.

QUE LOS NEGOCIOS NO QUIEBREN Y LOS TRABAJADORES TENGAN RENTAS

Respecto a las medidas que debe asegurar el Gobierno, el profesor de IE University ha exigido asegurar que las empresas no quiebren, contener el desplome del consumo y medidas que permitan la viabilidad del sector financiero, ante un posible contagio de la crisis hasta llegar al ‘pánico’ y a una retirada masiva de depósitos.

En primer lugar, ha reclamado medidas para que la crisis de liquidez en los negocios no se traduzca en problemas de solvencia y la quiebra de empresas, agilizando los expedientes de empleo y aprobando moratorias en pagos como los de cotizaciones o impuestos, al menos durante los próximos tres meses.

Ante los despidos y el cese de actividades, considera necesario aprobar medidas que reduzcan la caída de la demanda, facilitando el cobro de las prestaciones por desempleo y el diseño de ayudas a trabajadores y autónomos.