Iberia
Antonio Heredia/Bloomberg

Un informe del Gobierno británico reconoce que en caso de Brexit duro Reino Unido sufriría las peores consecuencias, tales como desabastecimiento de alimentos y caos aéreo. En este segundo caso, IAG –matriz de Iberia y Vueling– se muestra tranquila ante la amenaza de una salida sin acuerdo el próximo 31 de octubre; aunque no tiene todos los frentes cerrados.

“Tal y como solicitó la Unión Europea, todas las aerolíneas pertenecientes a IAG han presentados sus planes de propiedad y control a los reguladores nacionales de España, Irlanda, Francia y Austria. Dichos reguladores confirmaron que los planes satisfarían las leyes de propiedad y control de la Unión Europa en el caso de un Brexit sin acuerdo. Los reguladores nacionales han notificado a la Comisión Europea sobre los planes”, explican fuentes de IAG.

La matriz de Iberia y Vueling se muestra tranquila ante la amenaza de un Brexit duro; aunque no tiene todos los frentes cerrados

Y ahora falta que se pronuncien desde Europa, aunque no requieren de su estricta aprobación. No obstante, ocurre con todos los permisos operativos de la UE, la CE tiene el derecho a investigar y, cuando corresponda, solicitar a los reguladores que implementen medidas correctivas.

Cabe recordar que el pasado 20 de junio, la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) y la Autoridad de Aviación Civil, dieron el veredicto de que ambas cumplen con la normativa comunitaria para seguir operando en cielos de la UE en caso de que se produjera un Brexit duro.

PROBLEMAS QUE FALTAN POR SOLUCIONAR

No obstante, este verano El Corte Inglés puso en duda la españolidad de la aerolínea al negar que controle a Iberia. Cabe recordar que IAG tienen el control económico de Iberia y Vueling, mientras que el poder político de Iberia está en manos de la sociedad española Garanair (controlada por El Corte Inglés). Desde el grupo, siempre han defendido este último poder.

Ryanair

Ryanair alimenta este verano la parálisis del turismo en España

La principal vía de entrada del turismo extranjero en España son los aeropuertos. Y en el espacio aéreo, Ryanair es la aerolínea...

Unas dudas que durante meses generaron mucha incertidumbre en la aerolínea. En febrero, ante las dudas de la continuidad de las operaciones de Iberia y Vueling, el Consejo de Administración del holding estableció un máximo total permitido de acciones de titularidad de personas externas a la UE del 47,5%. Desde este momento ningún inversor extracomunitario podrá entrar en su accionariado.

IAG aseguró, por entonces, que los británicos “no son ni serán tratadas como personas no comunitarias y que, en consecuencia, no están ni estarán sujetas a las restricciones a la adquisición de acciones mencionadas en este anuncio, salvo que IAG notifique a los accionistas otra cosa”. Actualmente, el 16,03% del capital pertenece a empresas de Reino Unido, según datos de Bloomberg. Eso quiere decir que aún no tendría el porcentaje necesario de cara Brexit, salvo que la UE dé por bueno el hecho de que IAG considere a los británicos como comunitarios tras el Brexit.

La normativa europea establece que el 50% del capital de las empresas con licencia de vuelo en la UE debe ser propiedad de accionistas de estados miembros. Actualmente, el mayor accionista de IAG es Qatar Airways con el 21,51%, seguido de la gestora de fondos Capital Group con un 12,92%.