hidrogeno-iberdrola-repsol-

Iberdrola y Repsol se sitúan a la cabeza de la trepidante carrera por posicionarse en los primeros puestos en el desarrollo del hidrógeno verde en España. Tras las dos compañías que lideran el ranking, el resto de energéticas avanza también proyectos concretos o, en su defecto, la creación de divisiones específicas dedicadas a la evaluación e inclusión de esta tecnología en los planes estratégicos de las compañías. Endesa, Naturgy, Acciona, Enagás, Redexis… ninguna se resiste a subirse al tren del hidrógeno, un vector energético estratégico con una proyección que está despertando un interés inusitado en la prensa económica.

El hidrógeno en España supone una gran oportunidad de desarrollo económico y tecnológico en el marco de la transición energética. De hecho, en el contexto de la emergencia climática y ambiental, los objetivos que se ha marcado España cifran la reducción de emisiones de CO2 en un 23% de cara a 2030 y la neutralidad climática en 2050, con un sistema eléctrico 100% renovable.

En esta competición desatada entre las energéticas por llegar el primero cuando la tecnología alcance su madurez, Iberdrola ha anunciado la creación de una nueva unidad de negocio de hidrógeno verde, tal y como comunicó el propio presidente del grupo, Ignacio Sánchez Galán, en la Semana del Clima de Nueva York. Según ha informado la eléctrica, utilizará electricidad 100% renovable en el proceso de electrolisis para dar respuesta a las necesidades de descarbonización de sectores como la industria y el transporte pesado.

Iberdrola ha comenzado la construcción en Puertollano (Ciudad Real) la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial en Europa, cuya inversión ascenderá a 150 millones de euros y suministrará energía a la factoría de fertilizantes de Fertiberia en el municipio. Las empresas han firmado un acuerdo que activará esa inversión para la construcción del proyecto, que está previsto que esté operativo en 2021.

La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán se encargará de la producción del hidrógeno verde a partir de fuentes 100% renovables. En concreto, la solución estará integrada por una planta solar fotovoltaica de 100 megavatios (MW), un sistema de baterías de ion-litio con una capacidad de almacenamiento de 20 megavatios hora (MWh) y uno de los mayores sistemas de producción de hidrógeno mediante electrolisis del mundo (20 MW).

La segunda energética por proyectos en curso de importante alcance económico, Repsol, operará una planta de hidrógeno en el Puerto de Bilbao, que será una de las mayores instalaciones mundiales para producir combustibles sintéticos a partir de hidrógeno verde, generado con energía renovable. El proyecto, que se ejecutará a través de su filial vasca Petronor, se ampliará en el futuro para producir gas mediante residuos.

El grupo italiano Enel también tiene previsto apostar por el hidrógeno verde y pondrá en marcha en 2021 una nueva unidad específica con el objetivo de convertirse en una compañía cero emisiones en 2050. En este contexto, España, a través de Endesa, está llamada a capitanear esta nueva unidad de negocio en Europa, por ser el país donde el grupo posee grandes activos de renovables y tiene previsto construir miles de megavatios en los próximos años.

Enel ha anunciado que instalará en sus parques fotovoltaicos y eólicos electrolizadores, unos dispositivos que descomponen el agua en hidrógeno y oxígeno mediante una corriente eléctrica, para producir hidrógeno que se utilizará para el almacenamiento de energía o se venderá a clientes industriales para ayudarlos en sus procesos de descarbonización.

Por su parte, Naturgy esbozará algunas de las líneas maestras en este segmento en el Capital Markets Day. Y lo hará en el marco del evento anual que se espera celebrar en diciembre, cuando la energética presidida por Francisco Reynés explique cómo espera aflorar las sinergias previstas en el Plan Estratégico, así como la renovación de compromisos en materia de RSE y gobernanza, sobre todo relacionado con la evolución de descarbonización.

Entretanto, Naturgy y la argelina Sonatrach, su principal proveedor de gas, han llegado a un acuerdo para revisar los contratos de gas existentes entre ambas partes. En un comunicado remitido a la CNMV, la multinacional energética detalla que el pacto implica una revisión de las disposiciones sobre precios, volumen y duración.

En concreto, el acuerdo incluye una rebaja en sus precios, un menor compromiso de compra de la cantidad anual contratada aplicable desde este mismo año y una revisión de los términos en las condiciones de aprovisionamiento. Asimismo, Naturgy resalta su compromiso de ajustar sus contratos de aprovisionamiento de gas, tal como indicó durante la presentación de Resultados del 2019.

Por lo tanto, todavía quedan años de vida al gas natural. Básicamente, porque a nivel de infraestructura todavía queda tiempo hasta que los ‘gases verdes’ puedan ser mezclados y transportados con facilidad.

SOLUCIÓN AL ALMACENAMIENTO

Ante este escenario, el porcentaje de penetración de las energías renovables -intermitentes y no gestionables- en el sistema eléctrico español va a ser cada vez mayor, siendo necesaria una adecuada gestión de estas que permita acoplar la oferta y la demanda de energía.

Iberdrola-renovables-lada

Iberdrola echa balones fuera: renovables sí, pero no en Lada

En pleno proceso de transición energética y desmantelamiento de las centrales de carbón, siguen sin llegar los "gestos mínimos" que reclaman los...

En este contexto, sólo el almacenamiento facilitará el predominio de las renovables en un mix energético libre de fuentes de energía fósiles que actúen “de respaldo” para garantizar la continuidad y seguridad en el suministro energético. En este sentido, España cuenta con un gran potencial de producción de hidrógeno renovable “gracias al extraordinario recurso renovable y el tejido empresarial, científico e industrial especializado, ampliamente capacitado para ofrecer soluciones tecnológicas” en toda la cadena de valor del hidrógeno, manifiestan desde la asociación.

UN LARGO CAMINO

La Hoja de Ruta del Hidrógeno para las próximas tres décadas del Gobierno, refleja que España sólo cuenta con cinco proyectos en curso “cuya relevancia ha sido reconocida mediante la concesión de financiación pública”. El Gobierno los recoge en un Anexo de su Hoja, como también menciona otros 28 que ha recibido el Ejecutivo tras haber planteado una convocatoria de nuevas iniciativas.

Según recoge la Hoja de Ruta del Gobierno, este gas (H2) necesita una década para el desarrollo de la tecnología (2020-2030); durante la siguiente década (2030-2040) el Ejecutivo espera que el Hidrógeno se haya convertido ya en una fuente de energía “plenamente competitiva”; y, a partir de ahí (2040-2050), la idea es convertir a España en “un país exportador de hidrógeno renovable”.