Iberdrola
El presidente de Iberdrola

Iberdrola ha cerrado la cesión a Lyntia Networks, en exclusiva y a largo plazo, de los derechos de uso de parte de su red de fibra óptica oscura en España por 260 millones de euros, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Así, la operación se consuma después de que la pasada semana la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) autorizara a Lyntia Networks la adquisición, subordinada al cumplimiento de compromisos por la tecnológica.

Iberdrola indicó que la contraprestación total de la operación asciende a los 260 millones de euros previstos, “que ha sido satisfecha por Lyntia en la fecha de cierre y que está sujeta a los ajustes habituales en este tipo de operaciones”. Además, señaló que el impacto de la operación en sus resultados consolidados de este ejercicio se determinará una vez se disponga de mayor información sobre estos ajustes.

Endesa

Endesa produce el 70% de su electricidad con nuclear y carbón

La primavera de este año estuvo marcada por la polémica sobre el cierre de centrales nucleares o, mejor dicho, sobre la ampliación...

El pasado mes de marzo, Iberdrola alcanzó un acuerdo con Lyntia para la cesión del uso de una parte de los 15.000 kilómetros de cable que gestiona en España. Asimismo, adquiere también la cartera de contratos con clientes de fibra óptica, tanto oscura como iluminada, de la energética.

Los compromisos asumidos por Lyntia para la aprobación por la CNMC de la operación suponen el mantenimiento de las condiciones contractuales a los clientes de la entidad resultante de la operación. La compañía no resolverá injustificadamente los contratos vigentes y ofrecerá prorrogar los contratos vigentes que venzan en un periodo de 10 años.

Asimismo, ofrecerá acceso, en condiciones razonables y en las diferentes modalidades comerciales existentes, a toda su red de fibra oscura en España durante un periodo de 5 años.

PLAN DE ROTACIÓN DE ACTIVOS

La operación, que supone la primera transacción de cesión de uso de la fibra óptica que se realiza tanto en el mercado español como europeo, se enmarca en el plan de rotación de activos no estratégicos de Iberdrola por valor de 3.500 millones de euros, previsto en sus Perspectivas Estratégicas 2018-2022.

Las desinversiones del grupo el año pasado y en lo que va de 2019 superan ya los 1.700 millones de euros, prácticamente la mitad del objetivo fijado.

Junto a esta operación de cesión de los derechos de uso de su fibra óptica, la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán también ha llevado a cabo la venta de los activos de generación convencional de Reino Unido; el negocio de almacenamiento de gas en Estados Unidos; la participación minoritaria en Tirme; la de su única planta termosolar, Puertollano, la del edificio Torre Auditori, en Barcelona; o su cartera de suministros de gas natural licuado a largo plazo a Pavilion Energy.