Iberia

Ante las dudas que el Brexit suscitaba sobre la continuidad de las operaciones de Iberia y Vueling en España, su matriz –IAG– mueve ficha para acabar con su problema en el accionariado. El Consejo de Administración del holding establece un máximo total permitido de acciones de titularidad de personas externas a la UE del 47,5%, según un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No obstante, la situación no resuelve del todo el problema del accionariado.

“A este respecto, se comunica que el máximo permitido de ‘acciones No UE’ queda fijado en el 47,5%. No se puede garantizar que dicho máximo permitido vaya a ser eliminado en el futuro ni, en su caso, cuando sería eliminado”, explica IAG, que asegura que ya cuenta el accionariado en manos de no europeos ya es del 47,5%. Desde este momento ningún inversor extracomunitario podrá entrar en su accionariado.

La normativa europea establece que el 50% del capital de las empresas con licencia de vuelo en la UE debe ser propiedad de accionistas de estados miembros. Premisa que hasta la fecha no cumplía. El mayor accionista de IAG es Qatar Airways con el 21,52%.

Norwegian

Norwegian en apuros: registra pérdidas y los pilotos amenazan con huelga

La aerolínea low cost de largo radio no atraviesa su mejor momento. Norwegian reconoce una pérdida neta en 2018 fue de 1.454 millones de...

IAG asegura que los británicos “no son ni serán tratadas como personas no comunitarias y que, en consecuencia, no están ni estarán sujetas a las restricciones a la adquisición de acciones mencionadas en este anuncio, salvo que IAG notifique a los accionistas otra cosa”. Actualmente, el 14,91% del capital pertenece a empresas de Reino Unido. Eso quiere decir que aún no tendría el porcentaje necesario de cara Brexit, salvo que la UE dé por bueno el hecho de que IAG considere a los británicos como comunitarios tras el Brexit.

Por otro lado, en caso de que un ciudadano de la UE adquiera acciones, IAG avisa que será considerada por el Consejo de Administración como una “acción afectada” y se le cursará la correspondiente notificación de afectación. En estas, los derechos de voto y demás derechos políticos de dichas acciones quedan en suspenso y, además, establece un plazo de diez días hábiles para proceder a enajenar las correspondientes acciones.

RYANAIR Y EASYJET YA TOMARON MEDIDAS

Hasta entonces, IAG era la única sin un plan de contingencia de cara al Brexit o, al menos, sin ninguna línea estratégica. Ryanair y EasyJet ya tomaron cartas en el asunto para asegurar las rutas aéreas. Así, la autoridad de aviación civil británica (CAA por sus siglas en inglés) emitió a la aerolínea irlandesa un Certificado de Operador Aéreo (COA), lo que le permitirá operar rutas dentro del Reino Unido y fuera de la Unión Europea tras el Brexit si fuera necesario.

Por su parte, EasyJet creó una tercera aerolínea con un certificado de operador con licencia de explotación en Austria para que sea la aerolínea europea y poder seguir operando rutas con normalidad. “Hoy en día el 47% del grupo es propiedad de accionistas europeos, así que solo queda un 3%; pero se han modificado los estatutos para cambiar los derechos de voto y llegar al 50%. Nosotros hemos hecho todo para asegurar que el 50% de la sociedad es europea”, afirma Javier Gándara, director general de EasyJet en España.