Hyundai

La compañía automovilística Hyundai Motor ha firmado un acuerdo con las empresas de energía Korea East-West Power (EWP) y Deokyang para generar electricidad a partir de hidrógeno y “construir una sociedad de hidrógeno”.

El proyecto piloto desarrollará una instalación de energía de pila de combustible de hidrógeno de 1 megavatio (MW) en la que el fabricante automovilístico aportará el sistema de pila de combustible, EWP gestionará la instalación y venta de electricidad y Deokyang suministrará el hidrógeno.

La instalación, programada para iniciarse a fines de este año en Ulsan (Corea), constará de dos módulos generadores de 500 kilovatios tipo contenedor, cada uno cargado con múltiples módulos de energía del vehículo de pila de combustible de Hyundai, el Nexo.

UNA SOCIEDAD DE HIDRÓGENO

La instalación puede generar un suministro anual de 8.000 megavatios por hora, lo que supone electricidad suficiente para alimentar a aproximadamente 2.200 hogares a 300 kilovatios al mes, siendo inexistentes los gases de efecto invernadero o contaminación, al ser alimentado por hidrógeno.

Hyundai espera fomentar la industria de pilas de combustible y otros sectores relacionados en el futuro, y continuará su compromiso de aprovechar su tecnología de pilas de combustible para construir una “sociedad de hidrógeno” de acuerdo con la “Visión 2030 de FCEV” anunciada a principios de este año.

TESLA DESACREDITA LA DEMANDA A MUSK

Otro fabricante dentro del sector del motor, Tesla, tiene la mira fijada en otros asuntos. La compañía estadounidense de vehículos eléctricos considera que la demanda por fraude impuesta por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) contra el fundador de la compañía, Elon Musk, carece de fundamento y asegura que se defenderá “vigorosamente”.

En septiembre del año pasado, la SEC presentó una demanda contra Musk acusándole de fraude por una serie de mensajes en la red social Twitter “falsos y engañosos” sobre la posible salida a Bolsa de Tesla.

El organismo sostenía que el directivo “sabía o estaba siendo temerario” al no saber que estaba engañando a los inversores con su información sobre la posible privatización de Tesla, anunciada el 7 de agosto de 2018 en la red social.

Además, en octubre, el directivo también bromeó también en redes sociales con el nombre de la SEC renombrándola ‘Shortseller Enrichment Commision’ (Comisión de Enriquecimiento de Vendedores en Corto).

Tras esto, Tesla y Musk aceptaron pagar cada uno 20 millones de dólares (17,9 millones de euros) para resolver el caso y el directivo renunció como presidente de la empresa, aunque continuó como director ejecutivo. Le sustituyó Robyn Denholm.

En su informe trimestral de resultados, Tesla también afirma que otras cinco demandas derivadas fueron registradas ante el Tribunal de Distrito de Delaware y que no puede estimar la pérdida potencial asociada a las reclamaciones impuestas por parte del regulador bursátil estadounidense.