La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Alianza Privada de la Sanidad (Aspe) viven con entusiasmo su reciente romance. La entrada de la patronal privada en la donación de órganos permitirá incrementar la actividad entre un 5 y un 10. Es decir: unos 500 trasplantes más cada año. Un dato importante si se tiene en cuenta que, actualmente, solo un dos por ciento de los donantes han sido identificados en un hospital privado.

La cooperación público-privada en la donación de órganos y tejidos es “una gran oportunidad” para la ONT. Así se puso de manifiesto en la XVI Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes y Profesionales de la Comunicación a la que asistió MERCA2. Junio es la fecha marcada por la organización para tener finiquitada la hoja de ruta de cómo se articulará esa colaboración.

De entrada, la organización que dirige Beatriz Domínguez-Gil, ya ha seleccionado 160 hospitales privados que considera están capacitados para cooperar en la actividad. Todos deberán tener una Unidad de Coordinación de Trasplantes.

La portuguesa Bial cumple 95 años con la vista puesta en EEUU, China y Japón

Con filiales en nueve países, entre ellos España, donde está presente desde hace más de veinte años, la farmacéutica portuguesa Bial presume de acercarse...

Aunque, desde hace 27 años, España mantiene el liderazgo mundial ininterrumpido en donación y trasplantes, Beatriz Domínguez-Gil, admite que “es insuficiente para cubrir las necesidades”. De ahí, resaltó, la necesidad de contar con el sector privado cuando se habla de donación ya que el trasplante, por ahora, se descarta. Domínguez-Gil destacó que cualquier persona que muere debe tener la opción de donar sus órganos “con independencia de que fallezca en un centro público o privado”.

“ESCASA Y HETEROGÉNEA”

En un escenario de cuatro o cinco años, los hospitales -que se unirán a la red de 185 centros públicos donde ya se realizan donaciones- se incorporarán a la donación. Por el momento, desde Aspe, su vicepresidenta, la doctora Herminia Rodríguez, admite que la donación de órganos en el ámbito privado es “escasa y heterogenea”.

Aspe, añadió, quiere sumarse al reto, reflejado en el plan estratégico de la ONT de donación y trasplante de órganos 2018-2022, de llegar a los 50 donantes por millón y superar los 5.500 trasplantes en el año 2022. Favorecer la colaboración con la sanidad privada es precisamente una de las medidas contempladas en el documento.

El pasado febrero ambas entidades firmaron un convenio de colaboración técnica, científica y docente en el ámbito de la donación y el trasplante de órganos y tejidos. Los detalles, en los que trabaja un grupo formado por siete profesionales de ambas entidades, quedarán reflejados en el convenio marco que estará ultimado el próximo mes, según detalló Elisabeth Coll, directora de Servicio Médico de la ONT.

En el documento se protocolizarán los diferentes escenarios para que esa colaboración entre centros públicos y privados sea factible o se establecerán las pautas para la formación de los profesionales, sobre todo en los hospitales privados, añadió.

POTENCIAL DE DONACIÓN

“¿Por qué cuando una persona fallece en un hospital privado no puede ser donante?. Hay hospitales que ya tienen disponibilidad para entrar en en el sistema. El romance existe ahora mismo. Estamos todos muy entusiasmados. Tenemos que transmitir ese entusiasmo a los centros y analizar el potencial de donación”, afirmó Coll.

La médico de la ONT recordó que alcanzar la cifra del 10 por ciento de órganos provenientes de centros privados, ya es una realidad en Baleares donde existe un convenio con los hospitales privados. “Ahora tenemos que hacérselo fácil a los hospitales privados. También hablar con los públicos, porque será fundamental el apoyo del centro público de referencia. Esto va a ser en beneficio de todos”, subrayó Elisabeth Coll quien recordó que todas las Comunidades Autónomas han visto con buenos ojos la firma del convenio con Aspe.

Sanidad designa 11 hospitales para la aplicación de terapias CAR-T frente al cáncer

El Hospital del Niño Jesús (Madrid), el Vall d’Hebrón en Barcelona, el Complejo Asistencial de Salamanca, el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, el...

Desde la patronal de la sanidad privada (que representa 451 hospitales), Herminia Rodríguez recordó que se trata de una colaboración “voluntaria y flexible”. Y añadió el beneficio que supondrá la incorporación de la sanidad privada al proceso de donación para “los pacientes que esperan impacientemente ese órgano en lista de espera”.

OTROS TEMAS

En el encuentro de Zaragoza, la directora de la ONT aportó datos recientes relativos a la actividad en España. Así, indicó que donación de órganos se ha incrementado en un 8 % en los primeros cuatro meses del año y los trasplantes han subido un 5 %. Durante 2019, nuestro país podría superar los 49 donantes por millón de población.

En la reunión de Zaragoza, también se abordó lo último en terapias avanzadas CAR-T. Entre los participantes, el jefe del Servicio de Hematología del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Álvaro Urbano, quien anunció que, a finales de este 2019, los enfermos con leucemia aguda linfoblástica (LAL) y con linfomas no Hodgkin podrían comenzar a beneficiarse de la primera CAR-T desarrollada por un centro público (su propio hospital). Falta, precisó, el visto bueno de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

El Clínic, detalló el doctor Urbano, coordinador del Grupo Español CART, trabaja desde hace cinco años en un ensayo clínico con 35 pacientes cuyos resultados valorará en septiembre la AEMPS. De autorizarse, sería la primera terapia académica -y pública- para tratar los dos tipos de cáncer, lo que abarataría en una quinta parte el coste de los tratamientos respecto a los de la industria farmacéutica.