Honda

La firma automovilística Honda revisará más de 600.000 vehículos en Estados Unidos por un fallo en su sistema eléctrico que puede provocar que el coche no muestre en el panel de control información como el estado del aceite del motor o la velocidad y la marcha a la que circula.

Según informó la empresa a la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carretera de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés), Honda retirará de circulación unas 607.784 unidades a partir del 23 de septiembre para solucionar este problema en el software, que se llevará a cabo en los concesionarios.

Los modelos afectados son ciertos Honda Odyssey de entre el 2018 y el 2020, los Honda Passport de 2019 y 2020 y los Honda Pilot de 2019 y 2021.

Por su parte, Honda también llamará a revisión a ciertos Pilot de 2019 y 2021, Odyssey de 2019 y 2020 y Passport de 2019 y 2020 debido a un fallo en el software central que puede provocar errores que retrasen o impidan que se muestre la imagen de la cámara de visión trasera en la pantalla.

Este problema afecta a casi 500.000 vehículos en Estados Unidos y también serán retirados a partir del 23 de septiembre.

Además, hasta 324.194 Honda Odyssey de entre 2018 y 2020 serán revisados debido que el agua puede acceder a los cables de sus puertas correderas, lo que puede provocar que estas no cierren bien y se desbloqueen.

Asimismo, también ciertos Honda Odyssey de entre 2019 y 2020 serán revisados debido a que el agua puede acceder a los orificios de su cámara, provocando una visión distorsionada o la ausencia de imágenes. Este fallo afecta a más de 200.000 vehículos en Estados Unidos.