Holaluz
Carlota Pi, presidenta de Holaluz

Serlo y parecerlo. O a la inversa en el ámbito energético: transmitir valores ‘verdes’ al mercado, pero también invertir mucho dinero para generar la mayor cantidad posible de energía limpia. Holaluz ha decidido de manera activa pasar a la ofensiva y convertirse en un gran productor de energía con la complicidad de todas las personas (y sus tejados), y además ofrecer importantes descuentos.

En concreto, la comercializadora ha lanzado uno de los planes más ambiciosos de su historia con “la revolución de los tejados”. Durante la crisis provocada por el coronavirus han estado ultimando los detalles, y finalmente la presidenta de Holaluz, Carlota Pi, ha presentado en público este nuevo movimiento ‘verde’.

Se trata de convertir todos los tejados de España en pequeñas granjas solares para generar energía limpia a todos los propietarios (privados y comunitarios) con unos importantes ahorros de costes. Así lo han asegurado desde Holaluz que, explican, de conseguir que todos los techos españoles fueran productores de energías, conseguirían pasar del 39% de producción renovable al 81%. No obstante, desde la compañía han querido dejar muy claro que no se trata de proyectos de autoconsumo, para viviendas en particular; sino que se trata de un proyecto de generación distribuida. Es decir, ellos generan electricidad para su uso.

Además, una de las características importantes de esta “revolución de los tejados” es que los propietarios no tienen que pagar nada. Será Holaluz la encargada de acometer la inversión e instalación. Y hablamos de un coste unitario de entre 5.000 y 10.000 euros en cada tejado.

Lo que no ha explicado Holaluz son los planes reales que tiene previstos en cuanto a la captación de tejados para su revolución. Se trata de un proyecto de una gran envergadura, y con un alto nivel de inversión, a la vez de importante para la consecución de los objetivos de transición energética; pero a nivel de negocio Carlota Pi no ha dado muchas explicaciones sobre el impacto en su empresa. Habrá que esperar a las cuentas anuales que presenten al mercado, toda vez que ahora cotizando en el MAB tienen que ser muchos más detallados con los inversores.

HOLALUZ: 700 CLIENTES AL DÍA

Al margen de esta revolución de los tejados, Holaluz mantiene su ritmo de crecimiento previsto. En conversación con MERCA2 hace unos meses, Carlota Pi explicaba que el objetivo es de 1 millón de clientes para 2023 y ampliar el actual número de instalaciones de autoconsumo que ahora mismo está en 50 a la semana.

“Tenemos 220.000 clientes, y estamos creciendo a un ritmo de 500 usuarios al día”. El objetivo es llegar al millón para 2023. Pero Carlota asume que eso tendrá que crecer. En concreto, para conseguir esa cifra que está cercana a los 800.000 (más lo que ya tiene), el ritmo de captación deberá ser sobre los 700 clientes al día de media, aunque la idea de la compañía es llegar a esa cifra -poco a poco-, y después llegar a elevarla para acelerar el ritmo.

Un reto que, lógicamente, desde Holaluz asumen con naturalidad. A fin de cuentas son ellos quienes se han marcado la meta. Para ello, la inversión será un aspecto fundamental.

En este sentido, el MAB solo ha sido un paso. “Queremos utilizar este mercado por el fin por el que fue concebido, y es hacer de trampolín para saltar al Mercado Continuo. Nuestro objetivo es tener 50.000 instalaciones de autoconsumo solar para final de 2023, y además tener acuerdos de compra-venta de energía al plazo que sea”. Y va más allá, añade que quieren “tener en 2023 un pool de contratos de compra-venta de energía que les suponga estar entregando energía a la red de entre 500 y 1.000 MW”.

Comentarios de Facebook