El Corte Inglés

Un servicio personalizado, productos con una buena relación calidad-precio y empleados muy atentos con sus clientes. Estos son algunos de los motivos que empujaban a muchos españoles a elegir Hipercor o Supercor como principales opciones para llenar la cesta de la compra. Pero desde hace años, hipermercado y supermercado han caído en desgracia. Lejos quedan los años en los que las familias iban a comprar en fin de semana al Hipercor como si de una excursión se tratase. Mercadona, Carrefour y hasta DIA le han pasado por encima. Pero, ¿qué pasó con los supermercados de El Corte Inglés?

Principalmente pasó una grave crisis de consumo que El Corte Inglés fue incapaz de prever. Dada su poca presencia internacional, la compañía sufrió en sus cuentas esta crisis nacional. Sus centros comerciales se vaciaron. Tanto que, en el año 2011, El Corte Inglés se llevó un duro varapalo en sus cuentas cerrando con un beneficio neto de 210 millones de euros, lo que supuso un descenso del 34% respecto al año anterior.

El corte ingles
Evolución del beneficio neto de El Corte Inglés entre los años 2012-2017. Fuente: Statista.

Los siguientes años no fueron mucho mejores llegando a los 118 millones de beneficio en 2014. A partir de este año se recupera, pero nunca llegó a los niveles de 2007 cuando cerró con una cifra de negocio de 17.990 millones de euros y un beneficio neto de más de 716 millones de euros. La inversión de El Corte Inglés en esta época fue descontrolada; y lo pagó caro.

Todo ello daño a sus hipermercados. La diferencia es muy visible si tomamos 2008, vísperas de la crisis económica, como referencia para comparar con años posteriores. Hipercor facturó en 2008 más de 3.000 millones de euros y su beneficio superó los 100 millones. En 2016, registró una caída de sus ventas del 5,7%, hasta los 1.322 millones de euros. Año en el que contaba con 43 establecimientos. La crisis del consumo y los nuevos hábitos de consumo de los españoles, que buscan comprar en tiendas de proximidad por delante de los hipermercados, lastraron su facturación.

Era una de las grandes apuestas de El Corte Inglés, pero necesitaba una solución ya. Así que, en 2017, la Junta de Accionistas de los grandes almacenes aprobó la fusión por absorción de la marca con el objetivo de mejorar y complementar la oferta comercial de cara al cliente. A partir de entonces sus resultados económicos pasaron a estar integrados en los de su matriz. De ahí que no sea posible acceder a sus cuentas por separado actualmente.

CNMV

La CNMV ya conocía la investigación policial sobre Fridman (DIA)

¿Falta de responsabilidad? ¿Inacción? ¿Cinismo? La estrategia que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha seguido con DIA ha despistado a empresa,...

La marca nació hace 40 años, cuando el formato del hipermercado acababa de aterrizar en España. Supuso un antes y un después en el modo de consumir en nuestro país. Su principal y casi único rival era Carrefour. Durante décadas vivió grandes momentos de esplendor; pero ahora vive sus horas más bajas.

DE OPENCOR A SUPERCOR

Entre las decisiones erróneas que tomó El Corte Inglés en materia de expansión y diversificación, se encuentran las aperturas de los establecimientos de Opencor y Supercor, tal y como recoge el libro ‘La historia oculta de El Corte Inglés’, de Carlos Díaz Güell. Opencor se inauguró en el año 2000 bajo el concepto de tiendas abiertas los 365 días del año con horarios de madrugada. Una condición que las hacia únicas, al igual que sus elevados precios. Quizás por ello no terminó de cuajar.

Este modelo de negocio fue reconvertido por El Corte Inglés en los Supercor Express. Los mismos que junto Supercor suman más de 220 tiendas. Estos incrementaron su cifra de ventas un 1,9% (hasta los 6.13,36 millones de euros, lo que representa un 4% del total del grupo) en el ejercicio fiscal de 2017. La buena noticia es que Repsol prevé superar las 350 tiendas Supercor Stop&Go en sus estaciones de servicio a través del acuerdo que mantienen ambas compañías.

Opencor

Pero para llegar a un mayor público a través de este concepto El Corte Inglés ha bajado sus precios. Es común ver en determinadas fechas ofertas con descuentos de entre el 50% y el 70%. Todo ello para competir en precios y proximidad contra Mercadona, Carrefour, DIA o Lidl. A pesar de ello, los supermercados de la compañía no están entre los seis grandes distribuidores con más presencia en España. Su ausencia en las estadísticas y ranking es un síntoma de sus problemas.

Además, recientemente anunció las empresas que estaban tras sus marcas blancas. Cerca de 300 proveedores elaboran su marca propia (Aliada, Special Line y El Corte Ingles) desde hace 25 años. Son los encargados de elaborar las más de 16.000 referencias disponibles en los lineales de la compañía, según ‘Europa Press’. Entre ellos destaca: Bimbo, Florette, Gullón, Dulcesol, Ybarra, Celta, Grupo Palacios, Central Lechera Asturiana, Cuétara o Helios.

CUESTIONABLE ATENCIÓN AL CLIENTE

Probablemente muchos jóvenes y millenials hayan escuchado en voz de sus padres y abuelos que como El Corte Inglés ningún sitio para comprar. No solo por la calidad de sus productos, sino más bien por la atención recibida. Bajo el eslogan ‘Si no está satisfecho, le devolvemos su dinero’, la compañía se labró un prestigio que caló en estas generaciones.

Sin embargo, en las nuevas no lo hace. La razón es que no todos los trabajadores –de los 90.000 que tiene aproximadamente–tienen el mismo sentimiento de pertenencia que hace años. Prueba de ello es una carta de un cliente de toda la vida de El Corte Inglés que envío al expresidente Isidoro Álvarez hace años, recogida ahora en el libro ‘La historia oculta de El Corte Inglés’. Se trata de un manuscrito que refleja una realidad que muchos clientes fieles a los grandes almacenes critican: “Los empleados ya no atienden como años atrás”.

Aunque dentro de esta mala imagen, destaca un espacio físico distinto que se salva de este mal que aqueja El Corte Inglés. Se trata de la zona ‘Gourmet Experience’. Es un lugar ubicado dentro de algunos de los 93 centros comerciales de El Corte Inglés, con productos de mayor calidad y donde la atención al cliente recuerda a la de hace años. Aquella que César Rodríguez inculcó a su sucesor Ramón Areces y sus empleados para convertir El Corte Inglés en un icono de la historia de los españoles. Y la misma que muchos de sus fieles clientes claman a voces.