El fabricante estadounidense de motocicletas Harley-Davidson registró unas pérdidas de 23 millones de dólares (unos 19,5 millones de euros al cambio actual) en el primer semestre de este año, en comparación con los 324 millones de dólares (275 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2019.

Según cifras de la empresa, entre enero y junio Harley-Davidson facturó 2.163 millones de dólares (1.842 millones de euros), un 28% menos que los 3.017 millones de dólares (2.570 millones de euros) que ingresó en los seis primeros meses de 2019.

“Estoy muy satisfecho con nuestros resultados en estos tiempos de desafíos extraordinarios e incertidumbre”, ha asegurado el presidente y consejero delegado de la compañía, Jochen Zeitz, que ha indicado que la firma está revisando su modelo operativo para centrarse en las fortalezas de la marca.

Solo en el segundo trimestre de este año, Harley-Davidson ingresó 865 millones de dólares (736 millones de euros), un 47% menos que entre abril y junio de 2019, mientras que registró unas pérdidas netas de 92 millones de dólares (78 millones de euros), en comparación con los 196 millones de dólares que ganó el año pasado.

Por todo ello, Harley-Davidson ha insistido en que despedirá a 700 trabajadores en todo el mundo debido a la simplificación de su estructura, tal como ya había anunciado la empresa. La firma también espera cambiar su oferta de productos para adaptarse a la demanda de sus clientes.

Con todos estos cambios, la firma espera ahorrar unos 250 millones de euros (212 millones de euros) en efectivo, mientras que gastará unos 42 millones de dólares (35 millones de euros) en la reestructuración para ahorrar cada año unos 100 millones de dólares (85 millones de euros).

Debido a esta situación de incertidumbre, la compañía no ha querido dar previsiones de cierre de final de año.

Comentarios de Facebook