harinas

Las harinas están compuestas en su mayoría por hidratos de carbono. Estos se transforman en azúcar en el organismo y por eso, a pesar de que la harina no es un dulce, está acotado a las personas que sufren de diabetes. Los niveles de glucosa en sangre pueden cambiar y por eso el diabético tiene que tener un control sobre el consumo de las harinas.

En este caso, los que sufren diabetes han de consumir harinas integrales, evitando las refinadas o las que son blancas. Si sufres de diabetes, te invitamos a que leas el listado de harinas buenas que te hemos preparado.

Harinas para diabéticos

Normalmente usamos la harina blanca para casi todo. Los postres están invadidos por ella sin darnos cuenta. Para el diabético, lo mejor es la harina integral. Esta tiene mucha fibra y retrasa la absorción de los hidratos de carbono y de todas las grasas.

En principio se decía que la mejor era la harina de maíz, pues su índice glucémico es menor que la de trigo. Pero con la harina integral podrás realizar incluso postres. El pan con esta harina es muy rico, pero ten cuidado a la hora de comprarlo y exige siempre el etiquetado. Toda la información que se tenga es poca.

Para consumir este tipo de pan y otros lo mejor es comerlos por el día. Durante este quemarás toda la energía disponible y hay que tenerlo en cuenta.

Harinas de espelta

La harina de espelta tiene un gran contenido en fibra y ayuda al proceso digestivo, pues produce un vaciamiento gástrico. De esta manera, la glucosa tarda más en llegar a la sangre.

No sólo es bueno para las personas que padecen la diabetes, pues posee muchos antioxidantes. Esta harina es, evidentemente, buena para todos.

La harina de avena es una de las aptas.

Recuerda que cuando vayas a comprar pan con este tipo de harina tienes que preguntar siempre por el contenido y la elaboración. Lo mejor será que tenga etiquetado, pero tratándose de un pan fresco será difícil.

Harina de cebada

Esta harina contiene, como la de espelta, un alto índice de fibra. Los hidratos de carbono son complejos que se absorben más lentamente. Esto provoca que no se produzcan picos de glucosa en la sangre. No sólo es buena para este tipo de personas. Es ideal para las personas celíacas o alérgicas.

Las harinas de centeno es buena para las personas diabéticas, pues contiene mucha fibra y hacen frente a la diabetes del tipo 2. Controla de forma eficiente la insulina en sangre. Esta harina suele ser más difícil de conseguir y cuando se cocina con ella, sobre todo los bizcochos, quedan muy secos, pero merece la pena usarla.

Otra de las harinas que pueden comer, pero son diferentes o raras de encontrar son las harinas de garbanzos, de soja o de almendras (mucho más dulce que las demás).

Harinas de avena para la diabetes

Ha crecido mucho el interés de los consumidores en los veinte últimos años, una vez que se han divulgado y descubierto sus numerosos beneficios para la salud. Es una fuente abundante y natural de hidratos de complejos y fibra totalmente hidrosoluble, como también lo es en vitaminas que son del grupo B, algunos minerales, ácidos grasos de la serie omega 6, tanto de los macrominerales (magnesio o potasio) como de oligoelementos (cobre, magnesio o cobre).

celiacos

No te prives, los celiacos también pueden tomar harina

Cada día son "más las personas que tienen intolerancia al gluten" y, como consecuencia, no pueden tomar harina. Pero también hay muchas...

Su aporte calórico es bastante bajo. Tiene 68 calorías por cada 100 gramos de la harina. Contiene 14 gramos de proteína pura (por cada 100 gramos).

En relación a los carbohidratos tiene 66 por cada 100 gramos. Su contenido en fibra es de 10 gramos por cada 100 gramos, favoreciendo así la pérdida de peso y evitando algunas afecciones como el estreñimiento.