mostaza salsa

La salsa de mostaza es una de las salsas más consumidas no solo por los españoles, sino en cualquier parte del mundo. Su aroma suave y terroso aporta un toque muy característico a los platos en los que se añada. Y además los dota de una fuerza e intensidad en su sabor como ningún otro ingrediente hace. Se cree que esta salsa fue elaborada por primera vez en la Antigua Roma. Es más, fue el resultado de la mezcla de semillas de mostaza con el zumo de la uva. Sí, con mosto.

Sin embargo, hasta llegar a nuestros días, la receta de la salsa de mostaza ha evolucionado mucho a la vez que se sofisticaba. De hecho, como habrás podido comprobar al pasar por delante de cualquier sección de salsas de mostaza de cualquier supermercado, existen infinidad de variedades dependiendo el tipo de grano con el que está hecha, de la proporción de sus ingredientes o de la intensidad y grado de picor que tienen. Por eso, hoy queremos enseñarte cómo preparar paso a paso una salsa de mostaza casera que está mejor incluso que cualquiera que puedas comprar en un supermercado. Sigue leyendo si quieres saber más.

Ingredientes para hacer mostaza

mostaza

Lo primero que necesitas para preparar una salsa de mostaza casera, obvio, son los ingredientes. La ventaja es que todos ellos son muy accesibles. Es decir, en cualquier superficie de alimentación de manera independiente al tamaño que tengan, podrás encontrarlos sin mayor dificultad. Pero atención, porque también es importante que tengas en cuenta la proporción de cada uno de ellos. De no hacerlo quedaría descompensada y hasta podrías tener que llegar a tirarla.

Veamos, para preparar esta salsa tan solo necesitarás 70 gramos de semillas de mostaza blanca, media taza de vinagre blanco (no puede ser de módena u otra variedad, solo blanco), un cuarto de taza de vino blanco, 30 ml. de agua, media cucharada de miel, un pellizco de cúrcuma y sal al gusto. Si no encontrases las semillas de mostaza blanca en el supermercado, no te preocupes. Puedes encontrarlas sin problema en tiendas de especias a granel. Y si vives en una localidad pequeña en la que no hay este tipo de tiendas, prueba online. En un par de días puedes tenerlas en casa.