Foto de consejos prácticos para encontrar trabajo en 2018

El entorno laboral evoluciona a la misma velocidad que lo hace la población y las nuevas tecnologías. Con el paso de los años hemos visto cómo los requisitos de trabajo han ido variando desde un conocimiento general a uno mucho más específico. Ahora toca prepararse para un futuro en el que las máquinas serán primordiales.

Pero no solo se incluirán nuevas tecnologías, sino que también habrá una globalización de los mercados de la mano de nuevas formas empresariales que se transformarán en más líquidas y flexibles.

Además, los nuevos escenarios laborales requerirán nuevas habilidades y competencias personales a las que los ciudadanos tendrán que adaptarse si desean seguir siendo empleables. Se han diferenciado dos tipos de habilidades: las intrínsecas y las extrínsecas.

El trabajo en equipo y la autosuficiencia será factores imprescindibles para aquellas personas que busquen trabajo

Las primeras hacen referencia al crecimiento personal, por lo que dependen de uno mismo. En cambio, las segundas dependen del entorno que nos rodea, están relacionadas con este y con la capacidad innata de aprendizaje. Ambas pertenecen al individuo como unidad y tendrá que ser este quien las desarrolle por cuenta ajena.

El desarrollo de este tipo de habilidades será totalmente necesario por el gran cambio que dará el mundo laboral para la próxima década, en la que el trabajo en equipo y la autosuficiencia será factores imprescindibles. Así lo ha comunicado Yolanda Triviño, CEO del centro de innovación laboral Valkiria, quien ha analizado los datos que han llevado a estas conclusiones.

HABILIDADES INTRÍNSECAS EN EL TRABAJO

Cuando hablamos de habilidades intrínsecas nos estamos refiriendo al momento en el que la propia persona es la que genera el estímulo que la lleva a ejecutar una acción, como puede ser el caso de los hobbies.

La autodeterminación es una de las habilidades más importantes, ya que implica la capacidad de decisión en momentos cruciales junto al establecimiento de metas que dan proyección a una persona.

La autenticidad es otro de los aspectos que se buscarán en el futuro, ya que nos lleva a encontrar aquello que nos apasiona de verdad dando así un elemento diferencial respecto al resto de compañeros. Esta destreza se asemeja a la competencia personal, es más, ambas son un efecto diferencial.

Los valores, un factor que nos enseñan desde que somos pequeños. Son el puente que une la creencia con las acciones que se realizan a partir de estas. Cada persona puede tener unos valores u otros y se desenvolverá en relación con estos.

Por último, la curiosidad se convierte en una condición innata completamente necesaria para el nuevo método de trabajo. A través de esta curiosidad se van a conocer nuevos avances que llevan a la persona a tener unos conocimientos más amplios.

HABILIDADES EXTRÍNSECAS

En este caso, el individuo se relaciona con un grupo para llevar a cabo sus acciones que se miden en relación con el entorno. Uno de los mejores ejemplos es la compasión: no suele tener importancia en un principio, pero será esencial en un futuro. Gracias a la compasión se puede fomentar la unión entre personas, permitiendo que uno se ponga en el lugar del otro y viceversa.

Otra de las habilidades que tomarán importancia será la de ser una persona que se deja llevar, fluir. Ser capaz de acostumbrarse a cualquier situación y estar en un continuo aprendizaje será importante para un momento en el que todo está en constante evolución.

Pepsi

Así roba Pepsi clientes a Coca-Cola

La batalla entre Pepsi y Coca-Cola viene de épocas remotas y nunca cesa. Pepsi busca todas las artimañas para reducir terreno con el número uno.

La multiculturalidad ayudará a aprender de todo y de todos por los cambios que sufren los mercados. Evolucionarán y la persona que sea capaz de percibirlo y adaptarse a la nueva cultura permanecerá inamovible de su lugar de trabajo.

De la misma forma actúa la habilidad intergeneracional. Deberán convivir diferentes generaciones en un mismo entorno, cada una con sus conocimientos y métodos de trabajo. Es más, en el futuro los puestos de trabajos se reorganizarán en torno a las generaciones, así lo dice el estudio que ha realizado Triviño.

Los millennials serán quienes ocupen los nuevos puestos directivos, al mismo tiempo que habrá una notable ausencia de jerarquías y primará el equilibrio personal.